Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Miembros del Parlamento Europeo durante una sesión sobre el acuerdo de libre comercio entre la UE y Canadá (CETA) en Estrasburgo, Francia, el 15 de febrero de 2017

(afp_tickers)

Los europeos serán objeto de controles sistemáticos en las fronteras exteriores de la Unión Europea (UE), tras la adopción este jueves en la Eurocámara de una nueva legislación que busca luchar contra los "combatientes extranjeros" de retorno de Siria e Irak.

Entre 2.000 y 2.500 europeos seguirían en Siria e Irak, donde partieron a luchar junto a grupos yihadistas, según un informe de diciembre del coordinador de la UE contra el terrorismo.

Actualmente, sólo los ciudadanos de países de fuera del bloque se ven sometidos a controles sistemáticos a la entrada de la UE, aunque no a la salida.

La nueva legislación, aprobada por 469 votos a favor, 120 en contra y 42 abstenciones, extiende estos controles sistemáticos a los ciudadanos europeos, sometidos actualmente a una simple verificación de su documento de identidad a su llegada al bloque.

Además, todas las personas independientemente de su nacionalidad también serán controladas a la salida, una vez que las nuevas reglas entren en vigor, es decir, 20 días después de su publicación en el Diario Oficial de la UE.

Estos controles deberán ponerlos en marcha todos los países que aplican el código de fronteras Schengen. Reino Unido e Irlanda no están concernidos.

En caso de largas filas de espera en las fronteras marítimas y terrestres, así como en las fronteras aéreas, los controles podrán ser "selectivos", precisó la Eurocámara.

Los eurodiputados aprobaron también una directiva, que incluye el "viajar al extranjero para unirse a un grupo terrorista o volver a territorio de la UE con el objetivo de perpetrar un ataque terrorista" en la lista de "actos preparatorios" de "hechos terroristas".

Los países de la UE, a excepción de Reino Unido e Irlanda, deberán modificar su legislación con esta directiva y, por lo tanto, considerar estos hechos como delitos.

AFP