AFP internacional

La sede de Goldman Sachs el 22 de junio de 2012 en Manhattan, Nueva York

(afp_tickers)

Los gigantes bancarios de Estados Unidos y el exterior pasaron con éxito la primera etapa de los tests de resistencia de la Fed, pero seguirán expuestos a "pérdidas sustanciales" en caso de crisis, afirmó la Reserva Federal el jueves.

En caso de crisis severa, los 33 mayores bancos de Estados Unidos perderían en conjunto 526.000 millones de dólares, a pesar de que sus capitales propios se fortalecieron globalmente desde el año pasado, con mejores balances y calidad del crédito.

En esta edición 2016 de los tests, la hipótesis económica, calificada de "muy negativa" por la Fed, implica una severa recesión asociada a una fuerte tasa de desempleo y, por primera vez, tasas de interés negativas de los bonos del Tesoro estadounidense.

En esas condiciones, las pérdidas acumuladas de los gigantes bancarios en nueve trimestres ascenderían a 526.000 millones de dólares, 385.000 millones sobre préstamos. Ese monto es ligeramente superior al resultado del año pasado, pero dos bancos más fueron incluidos entre los examinados, destacó un alto funcionario de la Fed.

Según la primera fase de los tests divulgada este jueves, los 33 bancos lograron mantener ratios de capitales por encima de la norma reglamentaria, incluso en caso de fuertes sacudidas, entre ellos Goldman Sachs y Bank of America, y extranjeros como HSBC, Deutsche Bank y el japonés MUFG.

Los que caen más bajo son el Huntington Bancshares, BMO Financial, Ally Financial y el Zions Bancorporation.

Estos tests se basaron en el capital y la fortaleza de los préstamos de los bancos en el cuarto trimestre de 2015, pero no tomaron en cuenta ningún plan real que las corporaciones hayan hecho para distribuir beneficios del año pasado entre sus accionistas.

Una segunda etapa de los tests tendrá lugar la próxima semana y evaluará la fortaleza de los bancos en desembolsos previstos, con lo que la Fed decidirá si los deja seguir adelante con ellos.

El año pasado los planes de capital del Deutsche Bank y del Santander fueron rechazados, mientras que los del Bank of America obtuvieron un pase condicional. Este banco luego tuvo varios meses para corregir los problemas que la Fed vio.

La semana entre ambas etapas de pruebas permite a los bancos arreglar sus planes de capital si ven que los resultados de la primera etapa podrían llevar al rechazo de sus planes en la segunda.

afp_tickers

 AFP internacional