AFP internacional

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, con un sombrero durante un acto en Caracas el 31 de mayo de 2016

(afp_tickers)

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, convocó a una protesta este miércoles como parte de su llamado a una rebelión nacional contra la Carta Democrática invocada por el secretario general de la OEA, Luis Almagro, para atender la crisis en el país petrolero.

"Pretender intervenir Venezuela es un crimen. Llamo a la movilización contra el intervencionismo", aseguró Maduro en su programa de televisión de los martes, al anunciar una "gran marcha antiimperialista y antialmagrista" de la juventud socialista en repudio a la OEA.

Maduro arremetió contra el jefe de la Organización de Estados Americanos (OEA) porque pidió el martes una "sesión urgente" del Consejo Permanente para discutir la situación política e institucional en Venezuela, invocando la Carta Democrática, un mecanismo que se activa en caso de alteración del orden constitucional.

"Nuestra revolución será absuelta por la historia. Pero tú, Almagro, serás condenado al fango más profundo del infierno de los traidores a las causas de América Latina, y Venezuela te señalará toda la vida por impulsar la intervención de nuestra amada patria", dijo el mandatario.

Más temprano, en un acto masivo con sus seguidores, Maduro llamó a "la rebelión nacional frente a las amenazas internacionales". "Métase su Carta Democrática por donde le quepa, a Venezuela se respeta y a Venezuela no se le va a aplicar ninguna carta", le advirtió a Almagro.

El mandatario acusó a la oposición de pedir, con sus gestiones en la OEA, una "intervención gringa" en Venezuela. "Han pasado más allá del limite y creen que el pueblo de Venezuela se va a intimidar", subrayó.

"Vamos a dar la batalla en la OEA y en las calles de América Latina y el Caribe", advirtió Maduro, quien adelantó que el oficialismo emprenderá una jornada de recolección de firmas de rechazo a la decisión de Almagro.

Al referirse al gobierno de Estados Unidos y a Almagro, el presidente dijo sentirse honrado por los ataques del "imperio decadente y de sus títeres".

Almagro argumentó su decisión señalando la crisis económica, social, política e institucional que sufre Venezuela. El país petrolero vive una severa escasez de alimentos y medicinas, con una inflación considerada como la más alta del mundo (180,9% en 2015 y proyectada por el FMI en 700% para 2016) y altos índices de inseguridad.

- Demanda contra la oposición -

Maduro anunció que demandará este miércoles judicialmente a la directiva del Parlamento de mayoría opositora por "usurpación de funciones" y "traición a la patria", luego de que la oposición lograra que la OEA decidiera tratar la crisis venezolana.

"Una demanda con recurso de amparo inmediato porque pretenden ir a pedir la intervención de Venezuela en organismos internacionales, traicionando la patria y sin tener facultades constitucionales para representar a la República", afirmó.

El gobernante socialista dijo querer "un juicio histórico que se transmita a toda la Nación" contra la directiva parlamentaria presidida por el férreo antichavista Henry Ramos Allup, quien pidió "derecho de palabra" ante el Consejo Permanente de la OEA para abordar la situación de Venezuela.

"No solo la usurpación de funciones sino por la traición a la patria en la que ha incurrido esta Asamblea Nacional. La pelea es peleando, pido el apoyo de todo el pueblo".

En declaraciones a la prensa local, el presidente de la Asamblea Nacional reaccionó irónicamente al anuncio del gobernante: "Estoy demasiado asustado", manifestó.

Ramos Allup expresó cautelosa satisfacción ante la decisión de Almagro, al señalar que los Estados miembro del organismo suelen actuar con prudencia; pero advirtió que la OEA no puede "hacer la vista gorda" ante la crisis política, económica e institucional que vive el país.

La oposición gestiona ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) la activación de un referendo revocatorio del mandado de Maduro, pero asegura que el poder electoral está al servicio del gobierno y está demorando el proceso.

Una comisión de siete diputados opositores venezolanos acudirá el miércoles al CNE para exigirle que fijen las normas y fechas de los pasos para convocar un referendo revocatorio contra Maduro este mismo año.

Si el referendo se efectuara antes del 10 de enero de 2017, cuando se cumplen cuatro años del mandato que Maduro está completando al fallecido Hugo Chávez, y el mandatario lo pierde, se debe llamar a elecciones.

En caso de que se celebre después y es revocado, el presidente sería sustituido por el vicepresidente, nombrado por el gobernante.

Por otra parte, Maduro ratificó este martes su voluntad de buscar un diálogo con la oposición a través de reuniones exploratorias en República Dominicana, por intermedio de Unasur y tres exmandatarios.

afp_tickers

 AFP internacional