AFP internacional

El ministro francés de Agricultura Stephane Le Foll (C) asiste a la inauguración del Salón Internacional de la Alimentación (SIAL), el 16 de octubre de 2016 en Villepinte, al noreste de París

(afp_tickers)

El mayor supermercado del mundo, el Salón Internacional de la Alimentación (SIAL) abrió sus puertas este domingo cerca de París, una edición con un marcado acento latino.

Casi desde el amanecer, miles de visitantes se desplazaron al Parque de Exposiciones de Villepinte, en las afueras de París, para recorrer la feria, cuyo tamaño equivale a la de decenas de supermercados juntos.

En esta edición, Latinoamérica es el invitado de honor y apenas llegan los invitados al pabellón de esta región un profundo olor a guacamole inunda el ambiente. Allí se mezclan el arroz y las especies brasileñas, la quinoa peruana y los vinos chilenos.

En uno de los pasillos Mario exhibe orgulloso las tortillas que cocina con su socio. Sobre una base de maíz, combina picantes, carnes y legumbres. "Es la base de la alimentación mexicana", explicó.

Teniendo en cuenta que América Latina es el principal exportador de productos alimenticios hacia Francia y los países del entorno, no es sorprendente que haya sido el invitado de honor a la cita.

"Es el mayor socio de Europa. Entre 70 y 75% de los intercambios europeos son intraeuropeos, después entre 12 y 15% de los intercambios, son alimentos que América Latina envía a Europa", explicó a la AFP Nicolas Trentesaux, director del salón.

Sin embargo, Francia, como país anfitrión sigue siendo el principal expositor, con cerca de mil empresas invitadas, por delante de países como Italia, España, Turquía, China, Holanda, Bélgica, Grecia, Alemania y el Reino Unido.

En este mundial de la alimentación, en cuanto el visitante franquea las puertas del salón 6, un penetrante sabor a carne asada llena el espacio.

Después de varias crisis de la industria cárnica, como la de la vaca loca y el escándalo de la carne de caballo, la tendencia del salón es el retorno a los básicos.

"Se distingue una tendencia de fondo real y profunda entre los consumidores, una expectativa de 'comer bien' pasando por la simplicidad", dijo Nicolas Trentesaux.

- La lucha contra el despilfarro -

La apertura del SIAL coincidió este año con el Día Mundial de la Alimentación, impulsado por la ONU a través de su organismo especializado (FAO), que tiene como eje este año la lucha contra el despilfarro. Para acercarlo a la población, se celebró un "brunch" multitudinario frente a la alcaldía de París.

Varios millones de toneladas de productos alimentarios, por un valor comercial de 16.000 millones de euros (17.500 millones de dólares) se pierden o se desperdician todos los años en Francia, según los últimos datos de la Agencia del Medioambiente y de Manejo de la Energía (ADEME).

Paralelamente, con el salón el ministerio de Agricultura francés lanzó una campaña en las redes sociales contra el derroche #antigaspi (#antiderroche).

Se espera que unos 155.000 visitantes profesionales acudan a la feria, que estará abiertas hasta el jueves. Allí, unos 7.000 expositores promocionarán 420.000 productos, de los cuales 2.200 son innovaciones.

afp_tickers

 AFP internacional