AFP internacional

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, junto a la canciller alemana, Angela Merkel, tras su llegada el 5 de mayo de 2016 al Palazzo Chigi de Roma

(afp_tickers)

La canciller alemana, Angela Merkel, instó este jueves desde Roma a los europeos "a defender sus fronteras externas, del Mediterráneo al Polo Norte" para evitar el regreso de los temidos nacionalismos, que marcaron la historia del siglo XX.

Merkel, que celebra una visita de dos días a Italia y el Vaticano, considera que se trata del mayor "reto" que debe encarar Europa, reconoció durante una conferencia de prensa junto al jefe de gobierno italiano, Matteo Renzi.

"Hay que respetar la dignidad humana" de los migrantes y "compartir las obligaciones", porque "no es posible cerrar las fronteras", aseguró la jefa del gobierno alemán.

Una Europa "fortaleza" es "absurda", pero "si queremos convencer a nuestros conciudadanos de nuestra capacidad para ofrecerles un sentimiento de seguridad, tenemos que ejercer un control efectivo de nuestras fronteras exteriores", subrayó poco después el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Tusk realizó estas declaraciones durante un debate sobre el futuro de Europa en el emblemático Capitolio de Roma, donde se firmó el Tratado de Roma en 1957, junto al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz.

- 'Migration Compact' -

Ante la prensa, Matteo Renzi insistió en la necesidad de tener "una estrategia para África", en la línea de la puesta en marcha para solucionar el problema de la "ruta de los Balcanes".

Italia propone así un plan denominado Migration Compact, que se centra en la ayuda a los países de origen y en la cooperación con países de tránsito como Libia, en base al modelo de acuerdo cerrado entre la UE y Turquía, que impide el constante flujo de refugiados entre Grecia y Alemania.

"Tenemos los mismos principios, aunque ideas diferentes sobre los instrumentos para financiarla", explicó Merkel, al rechazar la propuesta de crear "eurobonos" para financiar el desarrollo de los países africanos.

Italia junto a Grecia es uno de los países de la UE más afectados por la crisis migratoria, la peor registrada desde la Segunda Guerra Mundial.

Con la llegada de unos 26.000 migrantes desde comienzos de año según Renzi (28.600, según Acnur), Italia se ha convertido en la principal puerta de entrada por el Mediterráneo desde el cierre de la ruta de los Balcanes y el controvertido acuerdo entre Turquía y Grecia.

Por ello, el anuncio de Austria de construir una valla metálica en su frontera con Italia, en el llamado paso de Brennero, para impedir la entrada de migrantes provocó airadas reacciones de Italia.

"Estoy en contra completamente. Es una decisión equivocada, absurda e injustificada", dijo Renzi, que la rechazó por "estar en contra de la historia".

Contrariamente a años anteriores, cuando la mitad de los migrantes continuaban su ruta hacia el norte de Europa, Italia teme tener que afrontar sola la acogida de los recién llegados.

El rigor impuesto por la UE en la identificación de los migrantes no les permite la presentación de una solicitud de asilo en otros países, mientras que el sistema de reparto de refugiados entre los países europeos continúa en punto muerto y el proyecto de multas de 250.000 euros por solicitante de asilo no acogido no parece que cambiará la situación en Italia.

- Merkel teme que Europa desaparezca como los mayas -

La crisis migratoria que sacude a Europa será abordada de nuevo el viernes con el papa Francisco, quien recibirá oficialmente el premio Carlomagno por su "aporte a la unidad europea" de manos de Merkel, Juncker, Schulz y Tusk, todos galardonados con este premio en ediciones anteriores.

El papa argentino, que se reunirá por cuarta vez con Merkel -de religión protestante- antes de la ceremonia, es sumamente sensible al tema de la migración y seguramente lo abordará en el discurso que pronunciará al recibir la distinción.

Europa atraviesa "una fase muy delicada", advirtió Merkel, que teme sufrir el "síndrome Maya", dijo al referirse a la misteriosa desaparición de la sofisticada civilización de Mesoamérica, uno de los mayores misterios de la historia.

afp_tickers

 AFP internacional