AFP internacional

Combatientes sirios kurdos marchan durante el funeral de varios camaradas muertos en los combates contra el grupo Estado Islámico cerca de Minbej, el pasado 4 de junio en la ciudad de Kobane, al norte de Siria, en la frontera con Turquía

(afp_tickers)

Francia desplegó fuerzas especiales en Siria para asesorar a las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una alianza de kurdos y árabes que combate al grupo yihadista Estado Islámico (EI) en las provincias de Alepo y Raqa.

"La ofensiva de Manbij [norte de Siria] está siendo claramente apoyada por algunos estados, entre ellos Francia", indicó a la AFP una fuente cercana al Ministerio de Defensa francés, sin precisar cuántos militares están presentes en la zona.

"El apoyo es el de siempre, asesoramiento", agregó. Hasta el momento Francia reconocía la presencia de unos 150 militares en el kurdistán iraquí.

El ministro de Defensa francés, Jean-Yves Le Drian, había dado a entender que soldados franceses se encontraban al lado de militares estadounidenses en apoyo a la ofensiva de las FDS en Manbij, en la provincia de Alepo.

"Apoyamos con aporte de armas, con presencia aérea y asesorando", había declarado Le Drian el viernes pasado al canal de televisión del Senado francés.

La ofensiva contra Manbij, apoyada por bombardeos de la coalición internacional liderada por Estados Unidos, tiene el objetivo de cortar el eje de aprovisionamiento del Estado Islámico en hombres, armas y dinero desde la frontera turca.

Las tropas de las FDS se encuentran en los suburbios de Manbij, que antes del inicio del conflicto tenía 70.000 habitantes. Los militares franceses no participan directamente en los combates contra el EI, indicaron las fuentes del Ministerio de Defensa francés.

Unos 400 soldados de las fuerzas especiales francesas están presentes en 17 países diferentes, particularmente en el Sahel. Las fuerzas especiales francesas están integradas por 2.500 efectivos.

- Apoyo a los peshmergas -

En Irak, las fuerzas especiales francesas acompañan a los peshmergas (combatientes) kurdos hasta la línea del frente, cerca de Mosul (norte), un bastión del Estado Islámico. Los militares franceses ayudan a los peshmergas a localizar y neutralizar explosivos de fabricación casera (IED) y a utilizar los cañones de 20 milímetros entregados por Francia.

Los IED, disimulados en objetos, enterrados bajo las carreteras o embarcados en coches lanzados contra los retenes, son las armas más temidas por los combatientes anti-EI. Francia "no envía soldados por el hecho de que hay franceses" en Siria, dijo la fuente.

En enero y noviembre de 2015, Francia sufrió dos series de atentados que dejaron 147 muertos y centenares de heridos, cometidos por franceses que habían estado en Siria. Las fuerzas especiales francesas suelen efectuar misiones de cuatro a seis meses, a un ritmo de una o dos por año.

"El acompañamiento, gran especialidad de las fuerzas especiales, consiste en equipar, entrenar y ayudar, con pocos hombres, a combatir", señaló un responsable de las fuerzas especiales francesas que requirió el anonimato.

"A veces se trata de aportar un conocimiento, como el de guiar a los aviones para los bombardeos", agregó. Esas misiones permiten también obtener informaciones sobre el EI.

Según el Ejército de EEUU, unos 3.000 combatientes árabes, apoyados por unos 500 soldados kurdos, participan en la ofensiva contra Manbij.

Las fuerzas especiales estadounidenses asesoran a los combatientes rebeldes en el ámbito de la planificación y el mando pero no participan directamente en los combates, afirma el Pentágono.

Más de 130 yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) murieron defendiendo Manbij, afirmó este jueves una ONG. Además, 30 civiles murieron en los bombardeos masivos de la aviación de la coalición antiyihadista liderada por Estados Unidos, precisó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Con el apoyo aéreo de la coalición, los combatientes árabo-kurdos de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), que lanzaron la ofensiva de Manbij el 31 de mayo, avanzaron hacia el oeste a partir del río Éufrates y ya tienen prácticamente rodeada la ciudad.

Este jueves, las FDS avanzaron por la principal ruta que une la entrada oeste de Manbij al resto de la provincia de Alepo, según el director del OSDH, Rami Abdel Rahman. Un comunicado del centro de operaciones de las FDS indicó que los combatientes ya estaban lo bastante cerca para bombardear las posiciones del EI en la ciudad.

En 10 días de combates y ataques de la coalición, 132 yihadistas del EI y 21 miembros de las FDS han muerto, según el OSDH. La ofensiva contra Manbij pretende cortar la ruta de abastecimiento del EI que parte de Yarabulus, en la frontera con Turquía, hacia el sur y luego hacia el este, no lejos del Éufrates, a través de la localidad de Tabqa, para llegar hasta Raqa, capital de facto del grupo yihadista.

Por otra parte, el Gobierno sirio autorizó a la ONU el envío de ayuda en junio por carretera a las 19 ciudades asediadas, anunció este jueves el enviado especial de la ONU, que se mostró prudente sobre la aplicación de esta decisión.

"Ha habido un permiso, una autorización del Gobierno sirio para las 19 zonas asediadas", declaró Staffan de Mistura, al término de una reunión en Ginebra del grupo de trabajo sobre el acceso de la ayuda humanitaria.

afp_tickers

 AFP internacional