AFP internacional

Un símbolo de Bitcoin el 3 de agosto de 2016 en Hong Kong

(afp_tickers)

Una de las mayores plataformas de bitcoin, Bitfinex, con sede en Hong Kong, suspendió sus operaciones con esa moneda virtual por intrusiones de hackers que según informes sustrajeron el equivalente a 65 millones de dólares.

El anuncio provocó una inmediata devaluación de cerca de un 20% de esta criptomoneda.

"Hoy hemos descubierto un fallo de seguridad que nos obligó a suspender todas las transacciones de Bitfinex, tanto de depósitos como de retiros", indicó la compañía en un comunicado colgado el martes por la noche en su portal.

"Estamos investigando la brecha para determinar lo que sucedió (...) y considerando varias opciones para resarcir las pérdidas" ocasionadas a los usuarios, agregó la nota.

Según la agencia Bloomberg News, los piratas informáticos se hicieron con unos 119.756 bitcoins, una suma equivalente a 65 millones de dólares al cambio del miércoles.

El valor de este instrumento de pago, a menudo sumamente volátil, cayó de 603,06 dólares el martes a 482,82 dólares el miércoles, antes de repuntar a unos 540 dólares, de acuerdo con Bloomberg News Data.

"Sí, hemos tenido una falla importante", afirmó Fred Ehrsam, uno de los fundadores del operador de bitcoin Coinbase.

"Bitfinex es una plataforma importante y por eso (lo ocurrido) es un acontecimiento importante a corto plazo, aunque bitcoin ya ha demostrado en otras ocasiones su resistencia a este tipo de incidentes", agregó.

Bitcoin es una criptodivisa, o moneda digital, lanzada en 2009 como forma de pago de transacciones en línea. Las transacciones se procesan en servidores llamados "Bitcoin miners" y, contrariamente a las monedas tradicionales, su emisión no está regida por ningún banco central. Su expansión preocupa a las autoridades, que temen su uso para actividades delictivas o terroristas.

- Antecedentes -

El robo de bitcoins en la plataforma Bitfinex es el último de una serie de incidentes que pusieron en entredicho el desarrollo del dinero virtual.

En junio pasado, The New York Times reveló que una incursión de hackers había conseguido desviar más de 50 millones de dólares en moneda digital de un fondo experimental de otra plataforma, Ether, que pretendía demostrar que el uso de ese dinero era seguro.

Pero el peor golpe propinado a esa forma de pago se dio en 2014, cuando la plataforma de transacciones Mt Gox, con sede en Tokio, se declaró en bancarrota tras el robo o el desvío de centenares de millones de dólares en bitcoins.

La plataforma admitió que 850.000 bitcoins, evaluados en ese entonces en 480 millones de dólares, habían desaparecido de sus arcas virtuales.

El exdirector de Mt Gox, Mark Karpeles, fue detenido el año pasado en Japón, donde enfrenta un juicio por falsificación de datos en el sistema informático de la moneda para crear artificialmente un millón de dólares. Sus abogados indicaron el mes pasado que el empresario francés había sido liberado bajo fianza.

El caso llevó a las autoridades japonesas a promulgar una ley que determina que todas las operaciones con moneda virtual deben ser reguladas por las autoridades financieras del país.

El bitcoin llegó a cotizar a 1.200 dólares en 2013, casi el mismo precio que una onza de oro, pero después del escándalo de Mt Gox nunca más recuperó ese nivel y sufre frecuentes depreciaciones.

El inventor del bitcoin sólo fue conocido durante años por el seudónimo Satoshi Makamoto.

A comienzos de este año, el empresario australiano Craig Wright reivindicó su paternidad, sin lograr terminar de convencer a todos los especialistas.

afp_tickers

 AFP internacional