AFP internacional

Las calles semi-desiertas de Montevideo durante un paro general el 14 de julio de 2016

(afp_tickers)

Uruguay afronta este jueves un paro general de trabajadores convocado por la central sindical única PIT- CNT en reclamo de mejoras salariales y contra un plan del gobierno de ajuste fiscal y recorte del presupuesto.

Esta es la segunda huelga general de trabajadores desde que asumió el presidente izquierdista Tabaré Vázquez el 1 de marzo de 2015.

La medida afecta a toda la administración pública, al transporte, al sector bancario, a la enseñanza pública y privada.

En el caso de la salud, el Sindicato Médico del Uruguay adhirió a la plataforma reivindicativa de la central sindical PIT- CNT pero no realiza paro. La Federación Uruguaya de la Salud (FUS), que nuclea a los trabajadores no médicos del sector privado, paralizó sus tareas y solo atendía casos de urgencia.

Las principales avenidas de Montevideo vieron reducida su actividad y aunque la mayor empresa de transporte de la capital dispuso un servicio de emergencia, los autobuses y paradas lucían vacías, según constató una periodista de la AFP.

El presidente del PIT -CNT, Fernando Pereira, se congratuló durante una conferencia de prensa por el acatamiento a la medida que según apuntó ascendió a un millón de trabajadores, en un país de 3,4 millones de habitantes.

"Cerca de un millón de trabajadores se han adherido a esta medida y esto es mucho en cualquier parte del mundo", apuntó Pereira sobre la cifra de adhesión de la que no hay datos oficiales.

- Reclamos en contexto crítico -

Los sindicatos reclaman cambios en las negociaciones y pautas salariales, que acompañen la inflación, rechazan posibles recortes del gasto social planteados en un proyecto de ley de Rendición de Cuentas que el Poder Ejecutivo envió al Parlamento y también exigen una política firme de control de precios.

“Parar 24 horas no es un deporte, nosotros paramos para cambiar la realidad. Queremos cambiar la pauta salarial para esta ronda de salarios que es peor que la del año pasado”, sostuvo Pereira y adelantó que en caso de que el gobierno no atienda los reclamos los sindicatos realizarán más movilizaciones durante este año.

Uruguay enfrenta un difícil escenario económico, con una inflación acumulada de 10,94% en 12 meses a junio, un deterioro del mercado de trabajo y un déficit fiscal de 3,7% en 12 meses a mayo que el gobierno busca hacer frente con el ajuste fiscal.

Dentro del paquete de medidas anunciadas por el gobierno, el que generó más críticas fue el aumento del Impuesto a las Retribuciones de las Personas Físicas (IRPF) -impuesto a los ingresos personales- que a partir de enero se incrementará entre 4 y 6 puntos porcentuales para cinco franjas de ingresos salariales.

afp_tickers

 AFP internacional