AFP internacional

Un bombero observa un bus quemándose en una carretera entre San Juan Tumbio y Patzcuaro en el estado de Michoacán el 19 de julio de 2016 después de una protesta en apoyo a los trabajadores del CNTE

(afp_tickers)

Empresarios de México anunciaron este miércoles que dejarán de invertir 2.641 millones de dólares en cuatro distritos mexicanos donde desde hace más de dos meses maestros opositores a una reforma educativa realizan protestas, principalmente bloqueos de numerosas carreteras.

La Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) advirtió que en los estados de Guerrero (sur), Oaxaca, Chiapas (sureste) y Michoacán (oeste) se han perdido las "condiciones de paz y seguridad" necesarias para la operación de las industrias ante las protestas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

"En las condiciones actuales se detendrán las inversiones de la industria en la región, que ascienden a por lo menos 50.000 millones de pesos (2.641 millones de dólares)", advirtió en un comunicado la Concamin.

La cúpula empresarial denunció que la CNTE ha emprendido acciones como "paros laborales, plantones, bloqueos carreteros, ferroviarios y portuarios, ocupación de edificios públicos, plazas comerciales y medios de comunicación" que han causado "diversas afectaciones a la sociedad".

Este anuncio se suma a la demanda que otra cúpula empresarial, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), presentó el martes contra el presidente Enrique Peña Nieto, a quien acusan de violar derechos ciudadanos al no emprender acciones para desmontar los bloqueos carreteros.

La CNTE, disidencia del sindicato nacional de maestros, se opone a una reforma educativa en vigor desde 2013 que impone evaluaciones a los maestros. Según los maestros opositores, esto pone en riesgo sus empleos, no toma en cuenta el rezago en ciertos estados y conduce a la privatización de la educación.

Las protestas escalaron el 19 de junio pasado, cuando se desató una batalla campal entre policías federales y maestros y simpatizantes de la CNTE, que mantenían bloqueada la carretera en Nochixtlán, en Oaxaca.

Según la versión oficial, policías y radicales ajenos al movimiento magisterial dispararon armas de fuego, dejando ocho muertos y más de 100 heridos.

Manuel Herrera, presidente de la Concamin, exigió al gobierno "la implementación de medidas que restablezcan el Estado de Derecho en México, así como las condiciones de paz y seguridad necesarias para el buen desempeño de la industria y bienestar de los mexicanos".

El secretario de Gobernación (Interior) Miguel Ángel Osorio Chong, quien ha negociado con la CNTE desde hace tres semanas en una mesa de diálogo, criticó las exigencias de los empresarios.

"Ya que estamos de salida, vemos de repente estas manifestaciones, estas peticiones, como si no hubiéramos avanzado, como si las cosas no estuvieran en otras circunstancias totalmente diferentes", dijo Osorio Chong a Radio Fórmula.

afp_tickers

 AFP internacional