AFP internacional

Unos activistas pro-democraia marchan en Hong Kong el 18 de mayo de 2016, durante el segundo día de la visita de Zhang Dejiang, presidente de la Asamblea Nacional Popular de China y responsable de las relaciones con la excolonia británica

(afp_tickers)

Alrededor de 300 personas se manifestaron este miércoles en Hong Kong para protestar contra la visita de un alto responsable del Gobierno de Pekín y pedir el sufragio universal y la liberación de los disidentes encarcelados en China.

Zhang Dejiang, presidente de la Asamblea Nacional Popular y responsable de las relaciones con Hong Kong, lleva a cabo una visita de tres días a la excolonia británica, la primera de un responsable de este rango en los últimos cuatro años.

Su presencia coincide con la preocupación por la pérdida de libertades civiles en Hong Kong, más amplias que en la China continental.

Aunque el objetivo oficial es participar en una conferencia económica, la visita de Zhang es considerada un intento de Pekín de reforzar su presencia en Hong Kong y analizar si deben apoyar al impopular Leung Chun-ying para un segundo mandato al frente del Ejecutivo local.

Zhang, que empezó su visita el martes prometiendo reformas, tenía prevista este miércoles una reunión con miembros del movimiento prodemocrático, un gesto de acercamiento poco frecuente.

Rodeadas por un importante dispositivo policial, unas 300 personas se concentraron este miércoles por la mañana para pedir el "fin de la dictadura", elecciones libres y la liberación del disidente y premio Nobel Liu Xiaobo. Por la tarde, están previstas nuevas manifestaciones en las zonas autorizadas.

"Nuestras demandas son muy claras, no damos la bienvenida a Zhang", dijo John Leung, de 30 años, miembro de la confederación de sindicatos de Hong Kong. Frente a él, varios grupos pro-Pekín agitaban banderas chinas y gritaban consignas.

Durante la conferencia económica, Zhang pidió a Hong Kong implicarse más en la estrategia nacional de desarrollo económico de Pekín. "Espero que Hong Kong, con espíritu de apertura, aprovechará las ocasiones importantes", declaró.

Hong Kong, una excolonia británica que fue devuelta a China en 1997, es un territorio semiautónomo con libertades que no existen en la China continental, pero en los últimos meses sus habitantes temen que Pekín refuerce su control.

afp_tickers

 AFP internacional