AFP internacional

Una manifestación el 1 de mayo de 2016 en Hanói contra el conglomerado taiwanés Formosa, señalado por la muerte masiva de peces y almejas

(afp_tickers)

Cientos de personas se manifestaron este domingo en Hanói contra la empresa taiwanesa supuestamente implicada en el escape tóxico que causó la muerte de toneladas de peces y almejas, provocando grandes estragos en la industria pesquera del centro de Vietnam.

La semana pasada fueron halladas toneladas de almejas muertas en la provincia de Ha Tinh (centro), en la misma zona donde se encontraron grandes cantidades de peces muertos a principios de abril.

Un descubrimiento que conmocionó a la opinión pública, tras ver cómo la industria pesquera local sufría graves consecuencias.

Se sospecha que el grupo taiwanés Formosa, que posee un gran complejo siderúrgico en la región, causó la contaminación que provocó el desastre.

Los manifestantes ocuparon las orillas del lago Hoan Kiem en el centro de Hanói. "Fuera Formosa", "El mar muere, nosotros morimos" o "Salvad el mar", eran algunas de las consignas que podían leerse en las pancartas.

La investigación oficial sigue abierta, pero la prensa oficial pone su punto de mira en un acueducto de 1,5 kilómetros que transfiere las aguas residuales de la acería de Formosa hasta el mar.

Aunque el grupo Formosa ya está relacionado con otros escándalos medioambientales en varios países, los investigadores vietnamitas todavía no han podido establecer un vínculo directo entre las actividades de la fábrica de acero y la muerte masiva de peces y almejas.

Las autoridades del país, por su parte, han reconocido fallos en su respuesta frente a este desastre ecológico.

El centro de Vietnam cuenta con múltiples instalaciones industriales. Pero la exportación de peces y mariscos es también importante, gracias a sus 3.000 kilómetros de costa. El año pasado, este sector produjo 5.800 millones de euros.

afp_tickers

 AFP internacional