Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una multitud presencia en una pantalla en Pyongyang el lanzamiento en directo de un misil balístico Pukguksong-2, el 13 de febrero de 2017

(afp_tickers)

Corea del Norte rechazó este miércoles la condena del Consejo de Seguridad de la ONU a su último disparo de un misil, el cual volvió a defender, calificándolo de "legítima defensa".

"Rechazamos categóricamente el comunicado del Consejo de Seguridad de la ONU que cuestiona el derecho soberano de un Estado a la legítima defensa", declaró el Ministerio de Relaciones Exteriores norcoreano en un despacho.

El Consejo debe "mirar de frente nuestro avance con vistas a asegurar nuestra posición estratégica como Estado nuclear", agregó el comunicado, difundido por la agencia oficial KCNA.

El Consejo de Seguridad de la ONU había condenado de forma unánime el disparo de un misil efectuado el domingo por Corea del Norte, argumentando que se trataba de una "grave violación" de las resoluciones de Naciones Unidas.

El Consejo amenazó además a Corea del Norte con la adopción de "nuevas medidas significativas".

El disparo, el primero desde la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, fue considerado como un desafío de Corea del Norte hacia el nuevo Gobierno estadounidense.

Desde sus primeras pruebas, en 2006, el régimen norcoreano ha sido sancionado en seis ocasiones por la ONU con resoluciones que le prohíben desarrollar cualquier programa nuclear o balístico.

No obstante, nada ha impedido que Pyongyang mantenga sus ambiciones militares.

AFP