Pyongyang tiene en su haber una larga lista de asesinatos


 AFP internacional

Kim Hyon-hee (C), una espía norcoreana responsable de la muerte de 115 personas en el atentado contra un avión de Korea Air, es escoltada por dos investigadores al llegar a Seúl, el 15 de diciembre de 1987

(afp_tickers)

El hermanastro de Kim Jong-un fue asesinado en Kuala Lumpur en un episodio digno de la Guerra Fría, sumándose a la larga lista de homicidios deliberados e intentos de homicidio que tiene en su haber Corea del Norte.

Kim Jong-nam, cuyo hermanastro dirige Corea del Norte desde la muerte de su padre en diciembre de 2011, fue supuestamente envenenado el lunes por dos mujeres agentes secretas en el aeropuerto de la capital malasia.

He aquí algunos de los mortíferos ataques perpetrados por Corea del Norte:

- 1968, Seúl -

En plena Guerra Fría, un comando de 31 personas fue enviado por Pyongyang a Seúl para asesinar al presidente Park Chung-hee.

Fueron detenidos a solo un centenar de metros de la Casa Azul, la residencia presidencial surcoreana. Se produjo un tiroteo y más de 90 surcoreanos murieron, muchos de ellos civiles que estaban a bordo de un autobús. Solo dos de los 31 norcoreanos sobrevivieron. Uno huyó a Corea del Norte y el otro fue capturado.

- 1974, Seúl -

El presidente Park, el padre de la actual presidenta, Park Geun-hye, sobrevivió a un nuevo intento de asesinato. Un coreano partidario de Corea del Norte que vivía en Japón, Mun Se-gwang, disparó al presidente durante un discurso. Falló el tiro, pero la esposa del presidente, Yuk Young-soon, cayó abatida. El asesino fue ejecutado.

- 1983, Rangún -

Unos agentes norcoreanos mataron a 21 personas, entre ellas cuatro ministros surcoreanos, en un atentado con bomba.

Los dos agentes escondieron una bomba de relojería bajo el techo del Mausoleo de los Mártires en Rangún, con la intención de matar al entonces presidente, Chun Doo-hwan. No obstante, el artefacto explotó antes de tiempo y no a la llegada del jefe de Estado surcoreano, que se salvó del atentado. Su entorno, sin embargo, sufrió bajas.

Tres agentes norcoreanos se dieron a la fuga. Uno fue abatido y los otros dos, capturados por las autoridades birmanas.

- 1987, mar de Andamán -

Una bomba de relojería colocada por dos agentes norcoreanos a bordo de un vuelo de la compañía Korean Air explotó cuando sobrevolaba el mar de Andamán, en el océano Índico. Las 115 personas que iban a bordo del aparato, que efectuaba la ruta entre Bagdad y Seúl con escala en Abu Dabi, murieron.

Los dos agentes fueron perseguidos hasta Baréin. Uno de ellos se suicidó ingiriendo una cápsula de cianuro escondida en un cigarrillo. La otra, Kim Hyon-hee, fue capturada por los servicios bareiníes, y enviada después a Seúl.

Hyon-hee reconoció después que el atentado iba dirigido contra la organización de los Juegos Olímpicos de 1988 en Seúl. Condenada a muerte, fue indultada.

- 1996, Vladivostok -

El diplomático surcoreano Choi Duk-keun fue encontrado golpeado hasta la muerte en Vladivostok, cerca de la frontera rusa con Corea del Norte. Los medios surcoreanos apuntaron a una acción de represalia por la muerte de 25 marinos norcoreanos, tras el naufragio de un submarino en Corea del Sur durante un intento de infiltración en el país.

- 1997, Seúl -

Yi Han-yong, sobrino de Sung Hey-ril, la madre de Kim Jong-nam, fue abatido delante de su domicilio en Seúl. Los dos asesinos no fueron nunca capturados

Yi vivía en Corea del Sur desde su deserción en 1982. En sus memorias publicadas reveló detalles sobre la vida privada de Kim. La publicación de este libro fue considerada como el móvil del asesinato.

AFP

 AFP internacional