AFP internacional

El presidente ruso, Vladimir Putin, en Moscú el 29 de junio de 2016

(afp_tickers)

El presidente ruso, Vladimir Putin, prolongó hasta 2017 la prohibición de importar productos alimentarios de los países occidentales, una medida de represalia por la crisis ucraniana, según un decreto presidencial publicado este miércoles.

El decreto ordena prolongar hasta el 31 de diciembre de 2017 "para defender los intereses nacionales rusos" la prohibición de la importación de la mayoría de los productos alimentarios de los países occidentales, en especial de la UE, que ha sancionado a Rusia por la anexión de Crimea en 2014 y por su presunto apoyo a los separatistas del este de Ucrania.

El primer ministro ruso, Dmitri Medvedev, ya había anunciado a finales de mayo que Rusia se disponía a prolongar un año y medio el embargo alimentario decretado en respuesta a las sanciones de los países occidentales contra Moscú.

Las sanciones han provocado caídas importantes en los ingresos de los agricultores europeos.

El embargo, prolongado por primera vez el año pasado, iba a expirar en agosto y esta nueva prolongación afecta aún más a los agricultores europeos.

Según un informe interno revelado por la agencia TASS, el Gobierno ruso cifra en 9.300 millones de euros las pérdidas de los países afectados por el embargo.

Las sanciones occidentales decretadas contra Rusia en 2014, así como el hundimiento de los precios de los hidrocarburos, han sumido al país en su mayor recesión desde la llegada al Kremlin de Putin en el año 2000.

En paralelo, el embargo ha provocado un aumento de precios en Rusia. A largo plazo, las autoridades rusas esperan que el embargo favorecerá el desarrollo del sector agrícola nacional, que recibe importantes subvenciones.

La semana pasada, los embajadores de los países miembros de la Unión Europea aprobaron la prolongación por seis meses de las sanciones, que iban a expirar en julio, indicaron varias fuentes europeas.

Si se confirma la decisión, las sanciones, que afectan principalmente a bancos, empresas petroleras y de defensa rusas, estarán vigentes hasta el 31 de enero de 2017.

afp_tickers

 AFP internacional