AFP internacional

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos (I) habla con el Comandante de las Fuerzas Armadas Juan Pablo Rodríguez, el 20 de julio de 2016 en Bogotá

(afp_tickers)

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dio inicio el miércoles al nuevo año legislativo, al que llamó "Congreso del Posconflicto", el cual deberá dar forma legal a los acuerdos de paz con la guerrilla de las FARC, que el Gobierno espera firmar en los próximos meses.

"Ustedes tendrán el reto de aprobar las leyes y reformas que se requieran para implementar los acuerdos de paz (...) Este Congreso de la Paz ¡será ahora el Congreso del Posconflicto!", dijo el mandatario durante la instalación de las sesiones ordinarias del Senado y la Cámara baja para el periodo 2016-2017 realizada cada 20 de julio con motivo del Día de la Independencia.

De esa manera el jefe de Estado dio la bienvenida a las nuevas sesiones del Poder Legislativo, que tendrá el reto de sacar adelante 44 proyectos para implementar los acuerdos entre el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que negocian desde 2012 en Cuba el fin de más de medio siglo de conflicto armado.

"Reformas todas que son benéficas para Colombia, y que tendríamos que acometer tarde o temprano", acotó Santos ante un Congreso de mayoría afín a las negociaciones de paz.

El mandatario destacó las iniciativas que ha tramitado el Parlamento en sus seis años de mandato, que catalogó como la agenda "más progresista".

Entre ellas mencionó la ley de víctimas y restitución de tierras; el acto legislativo para la paz, que establece el procedimiento para implementar y blindar jurídicamente los acuerdos de La Habana, y la iniciativa que regula el uso y producción de la marihuana para uso medicinal.

También enunció a los legisladores retos como la aprobación de un presupuesto para 2017 que sea "sensato, responsable" y de una "reforma tributaria estructural" que garantice "la sostenibilidad de las finanzas públicas".

-"Oportunidad de oro"-

El presidente aseguró que la "oportunidad de oro" de finalizar el conflicto depende de "ambientarla también en nuestros hogares, en nuestros trabajos, aquí mismo en el Congreso, en las calles y en las veredas".

Por ello confió en que los colombianos voten por el "sí" en el plebiscito para la paz, avalado el lunes por la Corte Constitucional como mecanismo de refrendación de los acuerdos y que el gobierno espera se realice antes de que acabe septiembre.

La Corte dictaminó que el plebiscito será válido si los votos favorables al acuerdo de paz alcanzan al menos el 13% del censo electoral (unos 4,5 millones), un porcentaje propuesto por el gobierno y ratificado por el Congreso.

En caso de que no se alcance ese umbral o gane la opción del "No", Santos ha dicho que el país volverá "a la guerra".

Durante el discurso, numerosos congresistas defensores del acuerdo levantaron un cartel con el mensaje “Sí a la Paz” y distribuyeron flores blancas.

En tanto, el opositor Centro Democrático, que lidera el expresidente y ahora senador Álvaro Uribe, mostró pancartas con la bandera de Colombia y una cinta negra en señal de luto y rechazo a las negociaciones.

Antes de la instalación de la nueva legislatura tuvo lugar el tradicional desfile del Grito de Independencia, realizado en las calles bogotanas y en el que participaron unos 10.000 miembros de la fuerza pública.

A la exhibición, que busca mostrar el poderío de las fuerzas militares nacionales, asistieron alrededor de 12.000 personas, según las autoridades.

"La paz es la victoria de todos los soldados y policías de nuestra patria. ¡Y la paz es la victoria de todos los colombianos!", expresó Santos en el Capitolio.

afp_tickers

 AFP internacional