AFP internacional

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, recibe regalos de nativos indígenas Misak, el 10 de octubre de 2016 en Bogotá

(afp_tickers)

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció este jueves que prorrogó el cese al fuego con las FARC hasta fin de año, aunque aseguró que espera encontrar antes una salida para "tener un nuevo acuerdo" de paz con esa guerrilla.

"He tomado la decisión de prorrogar el cese al fuego bilateral hasta el 31 de diciembre. Que quede claro: esto no es un ultimátum ni fecha límite, pero espero que todo este proceso para tener un nuevo acuerdo se termine mucho antes", dijo Santos en una alocución televisada.

El mandatario colombiano, que ha sostenido estos días reuniones con la oposición y representantes de la sociedad para buscar salidas a la crisis política que se generó en el país luego de que el acuerdo firmado con las FARC fuera rechazado en un plebiscito, dijo después del resultado contrario en las urnas que el cese al fuego se mantendría hasta el 31 de octubre.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas), que criticaron entonces la fecha límite de Santos, también habían ratificado su disposición a seguir buscando soluciones negociadas en medio del cese bilateral de fuego.

"Uno de los estudiantes (en una de las reuniones) me recordó que, en este momento, en el Ejército y en la guerrilla, hay jóvenes pendientes de lo que pase, esperando no tener que volver a disparar. Por esa razón y a solicitud de estos jóvenes, he tomado la decisión", explicó el mandatario.

"Vamos a lograrlo. Vamos a lograr terminar para siempre con la violencia, el retorno de los desplazados a sus hogares (...) No podemos perder esa oportunidad", añadió.

- "Circunstancia positiva" -

El presidente colombiano, galardonado con el premio Nobel de la Paz unos días después de que poco más de la mitad de los votantes rechazara en las urnas el acuerdo alcanzado tras casi cuatro años de diálogos para poner fin a 52 años de conflicto con las FARC, ha tenido un maratón de reuniones para no dejar morir el pacto de paz.

Además de con el expresidente y actual senador Álvaro Uribe, férreo opositor a los acuerdos y principal defensor del "No" en el plebiscito por considerar que traería "impunidad total" a los guerrilleros, Santos se ha encontrado con otros exmandatarios, como Andrés Pastrana y Ernesto Samper, con líderes religiosos y víctimas del conflicto.

Al salir esta noche de una reunión con representantes del gobierno, Uribe saludó la prórroga del cese al fuego. "Resaltamos la circunstancia positiva para el país de que ese estatus de no violencia con las FARC se hubiera extendido hasta el 31 de diciembre, eso nos parece bueno", dijo el exmandatario a periodistas.

Pastrana, también opuesto al acuerdo, presentó más temprano un documento con propuestas para modificarlo que incluyen determinar los costos de su aplicación, que la justicia transicional tenga un límite de tiempo y que el narcotráfico no pueda ser considerado delito político, entre otras.

Con este documento, ya todos los opositores han hecho sus propuestas al gobierno, que las evaluará en los próximos días antes de llevarlas a la mesa con las FARC.

Este jueves Santos también recibió en palacio al secretario general de la OEA, Luis Almagro, quien pidió a los dirigentes políticos de Colombia que se comprometan a alcanzar una "solución pronta y urgente" para implementar a la brevedad un acuerdo de paz con las FARC.

En caso contrario, el diplomático aseguró que se pone al país "en situación de vulnerabilidad".

Colombia vive un conflicto armado de más de medio siglo, que ha involucrado a guerrillas, paramilitares y agentes estatales, con saldo de 260.000 muertos, 45.000 desaparecidos y 6,9 millones de desplazados.

afp_tickers

 AFP internacional