AFP internacional

Los restos del coche bomba utilizado en el ataque de los islamistas shebab contra un restaurante, el jueves 25 de agosto en Mogadiscio

(afp_tickers)

Siete personas -cinco civiles y dos miembros de las fuerzas de seguridad- murieron el jueves en el ataque contra un restaurante en la playa de Mogadiscio cometido por rebeldes shebab, anunciaron autoridades somalíes.

Murieron además dos de los atacantes. "Nueve personas murieron en el ataque, entre ellos dos atacantes shebab", dijo a la AFP el portavoz municipal de Mogadiscio, Abdifatah Halane.

"Los atacantes fueron abatidos y el restaurante esá bajo control de los soldados del Fobierno", afirmó el coronel Bishaar, comandante de la policía para región administrativa de Banadir, que incluye Mogadiscio.

"En el ataque terrorista hubo nueve muertos, entre ellos cinco civiles, dos miembros de las fuerzas de seguridad y los dos otros pertenecen a la milicia shebab que perpetró el ataque", agregó en declaraciones a Somali National News Agency (SONNA), la agencia de prensa nacional de Somalia.

Un tercer miembro del comando, sospechoso de haber hecho estallar el coche bomba, fue capturado herido, agregó la fuente que dio cuenta de otras dos personas heridas.

El ataque, ocurrido en la noche del jueves, comenzó con la explosión de un vehículo que estaba cerca del lugar. Después hubo un intercambio de disparos entre las fuerzas somalíes y los atacantes atrincherados en el establecimiento, un local muy popular de la playa del Lido.

El jueves, varios medios digitales somalíes informaron de que los islamistas shebab habían reivindicado el ataque, precisando que un comando del grupo logró penetrar al establecimiento, que es frecuentado por parejas jóvenes y por oficiales somalíes.

Esta semana, los insurgentes islamistas shebab reivindicaron un ataque en el que murieron al menos diez personas.

Confrontados a la potencia de fuego superior de la fuerza de la Unión Africana en Somalia (Amisom), desplegada en 2007, los shebab fueron expulsados de Mogadiscio en agosto de 2011.

Luego perdieron sus principales bastiones, pero siguen controlando vastas zonas rurales desde donde realizan operaciones de guerrilla y atentados suicidas, a veces hasta en la capital, contra los símbolos del frágil Gobierno somalí o contra la Amisom.

Somalia, sumida en el caos y la guerra civil desde la caída en 1991 del gobierno del presidente Siad Barre, organizará elecciones en septiembre y octubre.

afp_tickers

 AFP internacional