AFP internacional

La cede de Naciones Unidas en Ginebra, Suiza, el 15 de junio de 2011

(afp_tickers)

Japón lanzó el martes desde la ONU un firme llamado para que Corea del Norte "se abstenga de nuevas provocaciones", en momentos en que Pyongyang amenaza con replicar maniobras militares estadounidenses y de Corea del Sur.

Dirigiéndose al Consejo de Seguridad de la ONU, el viceministro de Asuntos Exteriores de Japón, Kiyoshi Odawara, denunció los ensayos nucleares y balísticos realizados por Pyongyang, en particular de un misil caído el 3 de agosto en aguas japonesas.

"Esas violaciones flagrantes de las resoluciones de la ONU constituyen un evidente desafío a los esfuerzos internacionales contra la proliferación (de armas) y no son justificables de ninguna manera", afirmó el viceministro japonés.

Japón, añadió, "demanda de manera firme a Corea del Norte abstenerse de nuevas provocaciones" y respetar sus compromisos internacionales.

Odawara también invitó a los países miembros de la ONU a "redoblar esfuerzos para aplicar plenamente las resoluciones" de Naciones Unidas que prohíben a Pyongyang toda actividad nuclear o balística so pena de sanciones.

El Consejo de Seguridad había adoptado en marzo las más severas sanciones jamás impuesta a Pyongyang, luego de que ese país efectuara en enero la cuarta prueba nuclear y lanzamientos de misiles. Pero la eficacia de estas medidas depende sobre todo de China, aliado y principal socio comercial de Corea del Norte.

Pekín ha denunciado el proyecto de despliegue de un escudo antimisiles estadounidenses THAAD en Corea del Sur, como una amenaza para su propia seguridad.

El Consejo de Seguridad se encontraba reunido el martes para un debate sobre la proliferación de armas de destrucción masiva y en particular sobre los riesgos de que esas armas caigan en manos de grupos extremistas.

afp_tickers

 AFP internacional