AFP internacional

Carga de soja en el puerto General San Martín, sobre el río Paraná, en la provincia argentina de Santa Fe (este), el 30 de mayo de 2013

(afp_tickers)

Los transportistas de cereales y granos de Argentina levantaron este viernes una huelga después de una semana de reclamar al Gobierno mejoras en las tarifas, lo que retrasó embarques agrícolas, dijo el viernes una fuente portuaria.

"La huelga se levantó esta mañana tras haber alcanzado las mejoras que se pedían, y el puerto está funcionando con normalidad", dijo a la AFP Rubén Carbonell, encargado en el puerto Rosario, el más importante como agroexportador de Argentina, ubicado a 300 km al norte de la capital.

El acatamiento al paro paralizó a unos 180.000 camiones, según informó el lunes el vicepresidente de la Federación de Transportistas Argentinos (FETRA), Pablo Agolanti.

La medida de fuerza impidió el ingreso a los puertos exportadores de unos 15 millones de toneladas de soja y otro tanto de maíz, según la FETRA.

Argentina es el mayor exportador mundial de aceite y harina de soja y el cuarto proveedor global de maíz. También es fuerte vendedor de grano de soja.

Los productos agrícolas representan casi la mitad de las ventas externas anuales de unos 70.000 millones de dólares en la tercera economía latinoamericana.

La FETRA integra la poderosa Confederación Argentina del Transporte Automotor de Cargas (CATAC), promotora principal del paro.

Los transportistas lograron el pago de una tarifa anual única obligatoria para el transporte de cereales. "Pedimos un aumento del 31% en la tarifa de carga, para adecuarla al fuerte incremento de costos", había resumido Ramón Jatip, presidente de la CATAC.

Los empresarios argumentaron que los incrementos de costos están impulsados por una devaluación de 32% en diciembre, un alza del 30% en el combustible, igual porcentaje en el precio de neumáticos y del 400% en los peajes.

afp_tickers

 AFP internacional