AFP internacional

Jaroslaw Kaczynski, líder del partido Derecho y Justicia (PiS), habla durante una ceremonia, frente al palacio presidencial en Varsovia, el 10 de abril de 2016

(afp_tickers)

Tres expresidentes polacos lanzaron un ataque frontal contra el partido conservador en el poder e hicieron un llamamiento a "todos los polacos" para "defender la democracia", en un documento publicado este lunes.

Lech Walesa, Aleksander Kwasniewski, Bronislaw Komorowski y otras siete personalidades, entre ellas antiguos líderes del sindicato Solidaridad, acusan al partido Derecho y Justicia (PiS), de Jaroslaw Kaczynski, de "destruir el orden constitucional y paralizar el trabajo del Tribunal Constitucional".

Afirman asimismo que "los responsables de las violaciones de la Constitución pagarán las consecuencias", según un texto publicado en la portada del diario Gazeta Wyborcza.

La primera ministra polaca, Beata Szydlo, reaccionó unas horas más tarde acusando a los firmantes de ignorar la voluntad de los polacos que entregaron el Gobierno del país a su partido. "Estos hombre dicen: la democracia somos nosotros. Yo digo, la democracia es la libre elección de los polacos que escogieron el PiS y su programa", dijo a los periodistas.

Según los firmantes del llamamiento, "las declaraciones y las acciones antieuropeas y xenófobas de los dirigentes actuales minan la cohesión de la Unión y sirven a los intereses de la Rusia imperialista".

Declaran también que aprecian la actitud de la comunidad euroatlántica y de la Unión Europea, cuyas "discusiones, resoluciones, opiniones y recomendaciones no son una 'ingerencia en los asuntos interiores de Polonia', sino que traducen un problema justificado en relación a la situación de nuestro Estado y los derechos de los ciudadanos".

Apoyan "la posición digna y responsable de los jueces del Tribunal Constitucional" y el Comité de Defensa de la Democracia (KOD), un movimiento creado como oposición a las controvertidas reformas iniciadas por el PiS.

La agencia PAP informó de la reacción del viceprimer ministro, Piotr Glinski, que calificó de "absurda" la tesis según la cual la democracia en Polonia está amenazada. "Sólo es la opinión de tres señores, y probablemente algunas otras personas. No estoy de acuerdo con esta opinión", declaró.

afp_tickers

 AFP internacional