AFP internacional

Virginia Raggi da una rueda de prensa tras conocerse los resultados preliminares de la primera vuelta de las elecciones municipales, en la madrugada de este lunes 6 de junio en Roma

(afp_tickers)

El partido antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S) logró el domingo un resultado histórico en Roma, donde su candidata fue la más votada en la primera vuelta de las municipales, una advertencia para el Gobierno del primer ministro Matteo Renzi.

Virginia Raggi, la candidata del M5S, obtuvo el 35,3% de los votos, según los resultados casi definitivos, y se enfrentará el 19 de junio, en la segunda vuelta, a Roberto Giachetti, el candidato del Partido Demócrata (PD, centroizquierda) de Renzi, que sólo obtuvo un 24,8%.

Esta abogada de 37 años era la favorita según las encuestas, pero no se esperaba que lograra tan buen resultado. En la segunda vuelta, Giachetti aspira a recuperar los votos de un partido de centroderecha que forma parte del Gobierno.

Pero probablemente sean insuficientes para enfrentarse a Raggi, que por su parte podría contar con una parte de los electores de Giorgia Meloni, la candidata de la Liga Norte, un partido populista y xenófobo, que quedó tercero con más del 20% de los sufragios.

"Nunca votaré por un candidato del PD (...) ni que me torturen. En caso de segunda vuelta Giachetti-Raggi, votaré por Raggi", había dicho antes de las elecciones Matteo Salvini, el líder de la Liga Norte.

Raggi por su parte ya se felicitó el domingo de los "vientos de cambio" en la capital italiana.

Para Renzi, que en octubre se juega su futuro político en un referéndum constitucional, la derrota en Roma se suma a la de Nápoles, donde la candidata de su partido ni siquiera se calificó para la segunda vuelta. "Estoy insatisfecho", admitió el lunes.

En cambio en ciudades como Milán, Turín o Boloña los candidatos del PD quedaron en cabeza y tiene posibilidades de ganar.

Roma se ha visto afectada por el escándalo "Mafia Capitale", una red de corrupción criminal dentro del ayuntamiento, y también por la dimisión del ya exaclade Ignazio Marino (PD), implicado en un caso de gastos excesivos.

Renzi aspira a un victoria en la capital para fortalecer su posición en la política italiana, que domina casi sin oposición desde junio de 2014, cuando el PD obtuvo el 40,1% en las europeas.

Pero en Roma los electores han expresado su cansancio tras años de inmovilismo y han votado por el M5S, el segundo partido de Italia desde las legislativas de 2013, que por el momento se ha centrado en oponerse sistemáticamente al gobierno en el parlamento.

El resultado del M5S en Roma refuerza el que ya obtuvo en Parma y Livorno y consolida la estrategia de su fundador, el humorista Beppe Grillo, de consolidar su movimiento en partido político.

Los jóvenes del M5S, apodados "grillini" y liderados por los diputados Alessandro di Battista y Luigi di Maio, llevan varios meses intentando ganar protagonismo. "Al principio te ignoran, luego se ríen de tí, luego luchan contra tí. Y ahora estamos en la segunda vuelta", escribió el lunes Di Battista en Twitter.

La muerte el 12 de abril de unos de los fundadores del movimiento, Roberto Casaleggio, y el anuncio de Beppe Grillo de retirarse han abierto el camino a la expansión del partido a nivel local.

La probable victoria en Roma de Virginia Raggi se podría sumar a la de otra candidata del M5S, Chiara Appendino, en Turín, donde quedó segunda en la primera vuelta (30,92%) por detrás del alcalde saliente del PD, Piero Fassino (41,83%).

afp_tickers

 AFP internacional