AFP internacional

La magistrada de la Corte Suprema de Justicia Ruth Bader Ginsburg y el candidato republicano Donald Trump

(afp_tickers)

Donald Trump exigió el miércoles la dimisión de la decana de la Corte Suprema estadounidense, acusándola de haber "perdido la razón", luego de que la octogenaria magistrada tratara de "impostor" al candidato republicano a la presidencia.

Es excepcional que un juez de la Corte suprema exprese sus preferencias políticas, pero Ruth Bader Ginsburg, de 83 años, decidió prescindir de su deber de reserva en dos entrevistas concedidas esta semana, que han hecho correr mucha tinta.

"Es un impostor", declaró ella a la cadena CNN aludiendo a Trump. "No tiene coherencia. Dice siempre lo que le pasa por la cabeza. Es realmente un egocéntrico".

El candidato republicano replicó en la mañana del miércoles a la jueza progresista, en Twitter, sugiriendo que ella está senil.

"La jueza Ginsburg de la Corte Suprema de Estados Unidos nos ha puesto en situación embarazosa con sus comentarios realmente estúpidos sobre mí. Ella perdió la razón. ¡Que dimisione!", escribió Trump.

Luego del inesperado deceso del magistrado conservador Antonin Scalia en febrero pasado, la Corte quedó integrada por solo ocho jueces, cuatro conservadores y cuatro progresistas, entre los que se cuenta Ginsburg.

El próximo presidente que sea elegido en noviembre deberá nombrar -de por vida- al noveno juez, haciendo inclinar la balanza hacia uno u otro lado.

En otra entrevista concedida al cotidiano The New York Times, Ginsburg subrayó que esta elección es crucial.

"Me niego a imaginar lo que pasaría -en que se convertiría el país- si Donald Trump fuera presidente", declaró la jueza.

"Para el país, podría ser una situación de cuatro años. Para la Corte, podría (...) no quiero siquiera imaginarlo", advirtió.

afp_tickers

 AFP internacional