AFP internacional

Una protesta de taxistas argentinos en la avenida 9 de julio de Buenos Aires contra el sistema de transporte Uber, el 9 de junio de 2016

(afp_tickers)

La empresa de transporte desregulado Uber ignoró este viernes a la justicia de Buenos Aires al ratificar el ofrecimiento de su servicio, horas después de producirse 13 allanamientos en oficinas de la firma, a gerentes y a choferes.

El jueves, la fiscalía de Buenos Aires ordenó los 13 allanamientos en el marco de una causa en el que la empresa es acusada de violar artículos del Código Contravencional, entre ellos uno que prohíbe la utilización del espacio público con fines lucrativos.

La empresa sumó otras contravenciones como la violación de clausura impuesta el 22 de abril y ejercer ilegítimamente una actividad al haber excedido los límites de su registro de conducir, en relación a los choferes de Uber, informó una fuente judicial.

Estas faltas prevén multas o más de 10 días de arresto.

Pero este viernes, la empresa envió un mensaje firmado por el 'EquipoUber' a sus socios en Buenos Aires bajo el título: "Manejá tranquilo, hoy también estamos con vos".

"Nos mantenemos siempre firmes en nuestro compromiso de ofrecer una nueva opción de movilidad para la gente, así como una oportunidad de ingreso independiente para cada uno de nuestros socios", dice la misiva.

Según Uber, "el Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción 13 resolvió el 1 de agosto pasado la inexistencia de delito" y reconoció como "claramente lícita" la actividad de la multinacional del transporte desregulado e informático.

Los allanamientos del jueves fueron autorizados por la jueza Claudia Alvaro, y realizados por la Policía Metropolitana junto al Cuerpo de Investigaciones Judiciales de la Fiscalía de la capital argentina.

Los procedimientos se llevaron a cabo en la oficina de la empresa en Buenos Aires, así como en los domicilios particulares de dos exgerentes y sus dos sucesores, a quienes se les imputa haber violado la clausura impuesta en abril por la jueza Alvaro.

También fueron allanados domicilios particulares de socios conductores de Uber.

El desembarco a principios de abril en Buenos Aires de Uber desató una guerra con sindicatos y propietarios de taxis que acusan a la empresa de "competencia desleal" porque no paga impuestos ni cumple con ninguna de las normas regulatorias que se le exigen a los 38.000 taxímetros de la ciudad.

La alcaldía de Buenos Aires ha sido dura contra Uber, imponiendo multas, pero no ha logrado frenar su actividad.

En la red social twitter, Uber Argentina tiene 27.400 seguidores y su último tuit data del 1 de septiembre ofreciendo un descuento para determinado viaje.

La llegada de Uber generó el rechazo de taxistas en las 400 ciudades adonde ofrece servicio, incluso violentas manifestaciones en Sao Paulo, Bogotá, Santiago, Madrid, San Francisco y París, entre otras.

afp_tickers

 AFP internacional