AFP internacional

El líder saliente del partido UKIP, Nigel Farage, con la nueva dirigente de la formación, Diane James, en la conferencia de otoño que organizan en Bournemouth, sur de Inglaterra, este 16 de septiembre de 2016

(afp_tickers)

El partido británico antieuropeo UKIP eligió este viernes como líder a la eurodiputada Diane James para sustituir a Nigel Farage, una política menos polémica que tendrá como primera misión asegurar la supervivencia de la formación.

Logrado su gran objetivo, la salida británica de la Unión Europea, el Partido para la Independencia del Reino Unido (UKIP) empezó este viernes su reinvención tras la dimisión de Farage, hasta ahora su única cara visible.

"Me siento profundamente honrada de sustituir a Nigel", dijo James a los militantes que la eligieron en el congreso del partido en Bournemouth (sur).

"Haré todo lo posible por mantener el éxito político que él me entrega", añadió, describiéndose como diferente al locuaz y directo Farage.

"No soy como Nigel. Ni siquiera soy una versión 'light' de Nigel. Mi lenguaje es diferente, quizás no sea tan franca como él, pero siempre tendréis honestidad en mí", añadió.

- Farage: "Hemos ganado la guerra, hay que ganar la paz" -

Se trata de su primer congreso desde que los británicos aprobaron la salida de la Unión Europea, el 23 de junio, que el UKIP había siempre defendido.

Farage dimitió a los pocos días del Brexit asegurando que había cumplido con la ambición política de su vida.

James, de 56 años, es poco conocida del gran público. Hasta ahora era portavoz del partido en temas de justicia y temas nacionales y lleva dos años de eurodiputada.

Una encuesta del instituto YouGov elaborada a principios de septiembre revelaba que sólo el 8% de los británicos conocían a esta nueva líder.

"Juntos hemos cambiado el curso de la historia británica. Y nos cargamos a un primer ministro. Y nos libramos de su ministro de Finanzas. Y de un comisario europeo. Prometí que causaríamos un terremoto en la política británica. Lo hemos hecho. Y la pregunta es, ¿ahora qué?", dijo Farage en la apertura del congreso, aludiendo a la dimisión de David Cameron y otras consecuencias del Brexit.

"Hemos ganado la guerra. Ahora tenemos que ganar la paz", sentenció, instando a vigilar que el gobierno de la primera ministra Theresa May cumpla con la salida de la UE.

Este eurodiputado es un personaje central en este partido antieuropeo y antinmigración desde 1993.

- Pendientes del dinero de Arron Banks -

La elección que concluyó en el nombramiento de James ha estado marcada desde su inicio por la polémica.

El portavoz del partido en temas de inmigración, Steven Woolfe, que era el gran favorito, presentó su candidatura 17 minutos después del límite el 31 de julio, alegando problemas informáticos.

El comité ejecutivo del partido -"unos totales amateurs", en palabras de Farage- decidió que Woolfe no podía participar en las elecciones, lo que provocó la retirada de tres candidatos.

"Si no hacemos esto bien, si no conseguimos un líder competente que se sienta cómodo ante la prensa, el partido podría desaparecer", advirtió Michael McGough, uno de los que se retiró.

Woolfe tenía el apoyo de Farage y de Arron Banks, el millonario que es la principal fuente de financiación del partido y que estimó que la exclusión del candidato fue un "golpe de Estado" orquestado por Douglas Carswell, el único diputado del partido.

Banks podría dar el golpe de gracia al UKIP si decide dejar de apoyarlo. Según el diario The Times, está considerando fundar otro movimiento dirigido a los que votaron a favor del Brexit.

"El futuro del UKIP es incierto", dijo a AFP Matthew Goodwin, un experto en este partido, profesor de la Universidad de Nottingham.

"Tras la victoria del Brexit, el partido ha quedado seriamente dividido en facciones y podría tener difícil mantener el apoyo público de los conservadores sociales en el actual panorama político", argumentó Goodwin.

afp_tickers

 AFP internacional