Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos representantes kurdos de Turquía, Siria e Irak se reúnen en Moscú el 15 de febrero de 2017

(afp_tickers)

Una delegación de rebeldes sirios estará presente el jueves en Astaná para participar en la reunión auspiciada por Rusia, Irán y Turquía con el fin de acercar posiciones entre los insurgentes y el régimen sirio, indicaron este miércoles a la AFP fuentes opositoras.

Esta reunión, la segunda en un mes, pretende intensificar el alto el fuego en vigor desde el 30 de diciembre a iniciativa de Ankara, apoyo de los rebeldes, y de Moscú, aliado del régimen de Bashar al Asad.

"Sí, estaremos en Astaná como delegación oficial de la oposición, dirigida por Mohamad Alluche", un líder rebelde, al igual que durante la primera reunión en enero, indicó a la AFP Yehya al Aridi, un portavoz de la delegación.

"Nos han prometido que habrá una intensificación del alto el fuego. Es por esto que viajamos" a Astaná, añadió.

El alto el fuego ha sido violado diariamente en diferentes provincias sirias, recientemente en Dera (sur), Alepo (norte) y Hama (centro).

"Las violaciones continúan con un bombardeo aéreo y de la artillería, desplazamientos forzosos, la no solución al tema de los prisioneros y el asedio continuo a 700.000 civiles", precisó Ahmad Ramadan, un responsable de la Coalición de la oposición siria en el exilio, acusando al régimen de Damasco.

Además, "nos negamos a hablar de cualquier asunto político en Astaná. Hay que dejar esta cuestión para Ginebra, bajo el auspicio de la ONU", añadió Ramadan.

La reunión de Astaná, capital de Kazajistán, tendrá lugar una semana antes de las conversaciones de Ginebra del 23 de febrero que, bajo el auspicio de la ONU, se centrarán en los aspectos políticos del conflicto, entre ellos el futuro de Al Asad.

Las conversaciones en Ginebra estarán destinadas al fracaso si los kurdos siguen estando excluidos, advirtió este miércoles a la AFP la copresidenta del Partido de Unión Democrática (PYD).

"Es evidente que para resolver la crisis siria hace falta que todos puedan participar" en las conversaciones de Ginebra, declaró Asya Abdulá, en una conferencia de varios representantes kurdos, tanto sirios, iraníes, iraquíes como turcos, en Moscú.

"No podemos estar obligados a respetar una decisión tomada sin nosotros (...) y, en ese caso, la resolución de la crisis siria es imposible", afirmó Abdulá, lamentando que ningún representante kurdo haya sido invitado a los diálogos de Ginebra.

Para la representante del PYD, la ausencia de los kurdos en la reunión se debe a la oposición de Ankara, que considera al brazo armado del partido -las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG)- como una organización "terrorista".

Tras haber adoptado una posición de "neutralidad" hacia el régimen y la rebelión siria, los kurdos se hicieron con posiciones gubernamentales a mediados de 2012 en el norte y el este de Siria, controlando desde entonces el 18% del territorio, donde viven más de dos millones de personas.

Las YPG son una de las principales fuerzas que combaten al grupo yihadista Estado Islámico (EI) con el apoyo de la coalición liderada por Estados Unidos.

AFP