AFP internacional

Un campesino colombiano en una plantación de cacao cerca de La Hormiga, en el departamento de Putumayo, el 22 de enero de 2016

(afp_tickers)

Unas 10.000 personas participaban este martes desde distintas regiones de Colombia en la segunda jornada de protesta nacional e indefinida convocada por los campesinos para pedir mejoras en el sector y denunciar supuestos incumplimientos de acuerdos agrícolas por parte de gobierno.

"En 18 departamentos encontramos que están empezando concentraciones de personas en sitios estratégicos (...) la más grande, de 1.000 personas, después de 600, 300, 400, 100, 80 personas. Sumados entre todos, tenemos un estimativo de unos 10.000 participantes en estas protestas sociales", dijo a periodistas Luis González, director de Fiscalías y Seguridad Ciudadana de la Fiscalía General de la Nación.

La protesta campesina, que comenzó el lunes, es especialmente seguida por la Fiscalía en departamentos como Cauca (oeste), Meta (centro), Huila (centro-oeste), Nariño (suroeste), Antioquia (noroeste), Arauca y Norte de Santander (este), precisó el funcionario.

Las manifestaciones fueron convocadas por la Cumbre Agraria -que reúne a movimientos sociales de indígenas, campesinos, afrodescendientes y otros- y que denuncia el "incumplimiento" por parte del gobierno de Juan Manuel Santos de acuerdos previamente negociados para mejorar el campo.

Los labriegos piden además protección ante las amenazas a voceros y líderes populares, denuncian afectaciones en las comunidades por la explotación minero-energética, exigen mejoras en salud que eviten la muerte de infantes por desnutrición e incluso piden participación en los diálogos de paz que el gobierno sostiene en Cuba con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Los organizadores esperaban que la protesta creciera progresivamente esta semana, tras arrancar el lunes con la salida de los campesinos de sus comunidades hacia las carreteras que llevan a las principales ciudades.

En 2013 y 2014, los campesinos protagonizaron fuertes paros nacionales para exigir mejoras para el sector agrícola, que consideran se ha visto afectado por los Tratados de Libre Comercio (TLC) firmados principalmente con Estados Unidos y Europa. Son los acuerdos alcanzados tras esas movilizaciones los que los campesinos denuncian que han sido incumplidos.

Hasta ahora, las autoridades han dado un parte de "tranquilidad" alrededor de la protesta. Sin embargo, este martes la Policía divulgó unos audios en los que presuntos guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) presionan a campesinos a participar en las manifestaciones.

Aunque miembros de su gobierno han tildado la protesta de "injusta", Santos dijo este martes que se respetará. Además, pidió que las "marchas se hagan de manera pacífica" y que "no haya bloqueos" en las vías, como ha ocurrido anteriormente.

En la primera jornada de paro, los organizadores denunciaron la muerte de un manifestante de origen indígena. Las autoridades han dicho que el fallecimiento fue consecuencia de un accidente con un vehículo particular que desatendió la petición de alto de los manifestantes.

afp_tickers

 AFP internacional