AFP internacional

Un helicóptero trabaja en el apagado del incendio en Keenbrook, California, el 18 de agosto de 2016

(afp_tickers)

Unos 17.000 bomberos luchaban el viernes contra cerca de 30 gigantescos incendios que consumían miles de hectáreas de bosques y arrasaban centenares de edificios en varios estados norteamericanos, particularmente en California.

Solamente en la jornada del jueves, 31 focos diezmaron 162.000 hectáreas en 10 estados, de los cuales siete en California y seis en Idaho, principalmente el arrasador Pioneer Fire, según el sitio del Centro nacional inter-agencias contra los incendios (NIFC).

En California, el fulgurante incendio Blue Cut en las montañas del bosque nacional Angeles, a 150 kms al este de Los Angeles, tomó 15.000 hectáreas de arbustos y vegetación en tres días y solamente estaría controlado en un 26%.

Unas 82.500 personas están bajo orden de evacuación y amenaza a 34.500 construcciones, pero no se registran víctimas hasta el momento.

Tres personas fueron arrestadas por intento de hurto en viviendas evacuadas, indicó la oficina del sheriff de San Bernardino.

Más al norte de California, otros fuegos dantescos consumen los bosques no lejos de Santa Barbara (Rey Fire), de San Luis Obispo (Chimney) y la turística zona de Big Sur, donde el Soberanes calcinó ya 32.400 hectáreas.

Cerca de 1.000 viviendas fueron destruidas y siete personas perdieron la vida desde el comienzo del año a causa de los incendios en este Estado, el más poblado del país.

Pese a una aceleración de la intensidad y el número de focos ígneos en Estados Unidos en las últimas semanas, la temporada de incendios es por ahora menos destructiva que en los últimos años: en el mismo período del año pasado, cerca de 3 millones de hectáreas de bosques y colinas habían sido arrasadas por el fuego, contra 1,6 millones este año.

afp_tickers

 AFP internacional