AFP internacional

Venezolanos haciendo cola para cruzar la frontera con Colombia en San Antonio del Táchira, el 13 de agosto de 2016

(afp_tickers)

Venezuela y Colombia iniciaron este sábado la reapertura progresiva de su frontera, cerrada por Caracas hace un año, con la habilitación del cruce peatonal en seis puntos, por donde miles de venezolanos pasaron hacia territorio colombiano.

A las 06H00 locales (10H00 GMT) las autoridades abrieron el acceso en los estados Táchira, Apure, Zulia y Amazonas.

Más de 54.000 personas ingresaron a Colombia este sábado, de las cuales 81% retornó a su lugar de origen, informaron las autoridades migratorias de Bogotá en un comunicado.

Dado que no se registraron "contratiempos", el gobierno colombiano quedó "satisfecho" con la primera jornada de la reapertura, dijo el portavoz de la cancillería Víctor Bautista al final del día.

Reporteros de la AFP constataron que a primera hora la afluencia de peatones por el Puente Simón Bolívar en Táchira fue baja, pero con el paso de las horas se formaron largas filas de venezolanos que buscaban cruzar hacia la ciudad colombiana de Cúcuta.

"Por aquí ha habido una afluencia normal de personas de acuerdo a los procedimientos", declaró el mayor general venezolano José Morantes Torres, autoridad militar de la zona, a la televisora gubernamental VTV desde el Puente Simón Bolívar.

Morantes apuntó que ambos gobiernos acordaron que "el movimiento de personas sea de la manera más rápida, con celeridad pero también con controles".

Las autoridades colombianas diseñaron una "tarjeta migratoria" para regular el paso por la frontera. Es una planilla que recoge los datos de identificación y motivos de viaje de los transeúntes y autoriza el ingreso al área metropolitana de Cúcuta, San Antonio y Ureña, detalló Bautista.

"Es el primer instrumento que existe en este paso de frontera. Las personas que no tengan la tarjeta migratoria están en situación de irregularidad y pueden exponerse a una expulsión o deportación", advirtió Bautista a la cadena VTV.

Por su parte, Cecilia Torrado, cónsul de Colombia en la ciudad venezolana de San Cristóbal, capital de Táchira, confirmó a la AFP que el documento autoriza la permanencia en Cúcuta durante 30 días.

En caso de que los venezolanos quieran trasladarse a otras zonas de Colombia, deben sellar el pasaporte ante las autoridades migratorias.

Los presidentes Nicolás Maduro, de Venezuela, y Juan Manuel Santos, de Colombia, acordaron el jueves habilitar el paso peatonal en la frontera durante 15 horas diarias como parte de una estrategia de apertura gradual de la zona limítrofe, de 2.219 km.

Santos indicó que se trata de una "primera fase de apertura", sin precisar cuándo se restaurará el paso de vehículos, fundamentales para que se normalice la actividad comercial en la frontera.

Maduro ordenó cerrar la frontera el 19 de agosto de 2015 a raíz de un ataque armado contra una patrulla militar venezolana, que dejó tres heridos y que atribuyó a paramilitares colombianos.

En medio de la reapertura, el líder opositor venezolano Henrique Capriles criticó en su cuenta de Twitter el bloqueo fronterizo.

"De qué sirvió cierre de frontera por Maduro? Nada! Solo hacerle daño a la gente y buscar excusa de su fracaso !Va pafuera!", escribió este sábado.

- Cruzar para comprar -

En medio de la severa escasez de productos básicos que asola a los venezolanos, y que alcanza 80% de los alimentos y las medicinas, muchos cruzaron la frontera hacia Colombia para abastecerse.

"Compramos azúcar, aceite, arroz, lentejas y una medicina", contó a la AFP Luis Jiménez, un productor agrícola que pasó la frontera y regresó a territorio venezolano en menos de cuatro horas.

"Estamos felices de que el gobierno (venezolano) haya tomado esta decisión porque nos beneficia al pueblo", opinó.

Por su parte, Carolina Quintero, una comerciante de 42 años, se disponía a cruzar para comprar garbanzos, producto que ella vende en Venezuela.

"La materia prima se me terminó casualmente hoy. Me sale más costoso comprarlo en Colombia, pero aquí en Venezuela no hay", explicó.

Del lado colombiano, varios venezolanos dijeron a la AFP que cruzaron sin llenar la tarjeta migratoria, mientras otros advirtieron que algunos particulares intentaron venderles la planilla, que es entregada gratuitamente por las autoridades.

La frontera binacional está afectada desde hace varios años por el contrabando -especialmente de gasolina venezolana, la más barata del mundo- y bandas criminales ligadas al narcotráfico, según las autoridades.

Por ello, Maduro y Santos acordaron también intercambiar información aduanera para enfrentar el trasiego de combustible, uno de los motivos que adujo Maduro para el cierre fronterizo.

afp_tickers

 AFP internacional