AFP internacional

La esquina de las calles Wall y Broad, frente a la bolsa de Nueva York, el 7 de enero de 2016

(afp_tickers)

Tras haberse recuperado rápidamente del estupor del "Brexit", la bolsa de Nueva York, ya recuperada gracias a los excelentes datos sobre el empleo en Estados Unidos, espera encontrar en los primeros resultados de las empresas, la justificación de sus buenos niveles actuales.

Durante una semana abreviada por el día feriado del 4 de julio, día de la independencia, el índice estrella Dow Jones Industrial Average subió 1,10% respecto de una semana atrás, a 18.146,74 puntos y el Nasdaq, de predominio tecnológico, 1,94%, a 4.956,76 puntos. El índice ampliado S&P 500 subió 1,28%, a 2.129,90 puntos. Lo esencial de ese incremento tuvo lugar el viernes.

Según Hugh Johnson, de Hugh Johnson Advisors, "se empieza a tomar distancia de la atención que generó el 'Brexit'", el voto británico en favor de la salida de la Unión Europea del 23 de junio, que al principio de esta semana aún perturbaba a los mercados mundiales, incluida Wall Street.

"Ahora se va a prestar atención a los resultados de las empresas", cuya temporada se inicia el lunes de noche con los del gigante del aluminio y los metales compuestos Alcoa.

"Los resultados nos darán la primera lectura en directo (de la economía) del segundo trimestre", destacó Gregori Volokhine, de Meeschaert Financial Services, quien señaló que "el segundo trimestre deberá mostrar realmente una recuperación para que se pueda imaginar un crecimiento anual de entre 2% y 2,5%".

El jueves y viernes un puñado de grandes bancos --JP Morgan Chase, Citigroup y Wells Fargo-- anunciarán por su lado los resultados del segundo trimestre, y "se espera que los mejores resultados sean en corretaje", precisó Johnson.

"Muchas personas están sorprendidas por la solidez (actual) del mercado", dijo Tom Cahill, de Ventura Wealth Management. "Si se observan advertencias sobre resultados muy negativos, ello podría hacerlo bajar", pero asegura que "no se ve nada que vaya a hacerlo caer" la semana próxima.

En cualquier caso, los resultados jugarán más el papel de un retrovisor, reflejando lo ocurrido en los meses precedentes, que la de una visión de largo plazo que permita anticipar lo que sucederá en los próximos meses.

Por lo demás, aunque malos, los resultados del primer trimestre no tuvieron demasiado impacto sobre los índices, sino que "fueron los shocks externos los que alteraron los mercados, y en ese sentido se puede decir que un montón de estadísticas sobre China que se difundirán la semana próxima serán finalmente más importantes que los datos financieros estadounidenses", señaló Volokhine.

Cahill subrayó que vigilaría particularmente de cerca los datos sobre el crédito, el comercio exterior y el crecimiento económico chinos en el segundo trimestre.

afp_tickers

 AFP internacional