AFP internacional

Un policía camina por una zona acordonada en un barrio residencial de Chemnitz, este domingo 9 de octubre en esa ciudad al este de Alemania

(afp_tickers)

La policía alemana detuvo este domingo a un presunto cómplice del joven sirio fugitivo, sospechoso de preparar un atentado y cuyo paradero sigue desconocido a pesar de la importante operación para capturarlo por la que las autoridades reforzaron los controles en aeropuertos y estaciones.

Sin poder dar con el sospechoso principal, de 22 años y registrado como Jaber Albakr, que escapó por muy poco a la policía el sábado, los investigadores se centran sobre su entorno.

El hombre, que fue inculpado este domingo, también de nacionalidad siria, "es sospechoso de complicidad" en "la preparación de un atentado", indicó a la AFP un portavoz de la policía local.

El hombre había sido detenido la víspera junto a otros dos conocidos del sospechoso, que fueron liberados sin cargos. El supuesto cómplice es el "arrendatario oficial" del apartamento de Chemnitz (este), donde se hallaron el sábado explosivos altamente peligrosos.

El domingo las fuerzas de intervención especial de la policía detuvieron en Chemnitz a otro allegado al sospechoso en fuga, en un allanamiento en el que tuvieron que hacer estallar la puerta de entrada de un departamento. Este hombre "está siendo interrogado", precisó la policía.

La víspera, la policía halló "varios centenares de gramos" de una "sustancia explosiva mucho más potente que el TNT" en el apartamento ocupado por el sospechoso y alquilado por el presunto cómplice.

Según varios medios, se trata de 500 gramos de TATP (peróxido de acetona), una sustancia altamente explosiva utilizada por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en atentados en Europa. Puede fabricarse con productos disponibles a la venta libre.

Según el periódico Süddeutsche Zeitung, la policía también encontró alrededor de un kilogramo de productos químicos, detonadores y utensilios que pueden servir para fabricar bombas.

El sospechoso estaba en contacto a través de internet con el grupo Estado Islámico, según el diario.

La fiscalía federal alemana, competente para casos de terrorismo, anunció que se encargaría de la investigación. "Todo indica que el sospechoso tenía la intención de cometer un atentado islamista", anunció.

No se excluye que el hombre haya podido darse a la fuga con una parte de los explosivos, ya que se lo vio corriendo con una mochila, precisó el periódico.

- ¿Un error policial? -

En medio de las operaciones para dar con el fugitivo, una polémica se instala en Alemania que se interroga cómo Jaber Albakr, que era vigilado por los servicios secretos, pudo escapar a la policía el sábado por la mañana.

Los servicios secretos habían dado la alerta el viernes aconsejando a la policía local intervenir debido a un riesgo inminente.

"Estábamos preparando la intervención cuando dejó el edificio", dijo la policía.

Varios medios alemanes ya hablan de "error". Las fuerzas de seguridad habrían estado frente a frente con el fugitivo al acercarse a su vivienda y habrían intentado, sin éxito, detenerlo haciendo disparos de advertencia.

Las fuerzas de seguridad argumentaron que un disparo directo podría haber desencadenado una explosión. El hombre pudo finalmente desaparecer en circunstancias aún poco claras.

El sospechoso es un demandante de asilo que llegó a Alemania en febrero de 2015, es decir, varios meses antes de la ola de migrantes de fines del año pasado. Obtuvo el estatuto de refugiado en junio de ese año.

El domingo, seguía huido pese a una orden de búsqueda con su foto divulgada en todo el país y a la movilización de la policía en varias regiones.

La seguridad fue reforzada en los dos aeropuertos berlineses y en las estaciones de la capital. Chemnitz está situada a 260 km al sur de Berlín.

La policía precisó además estar activa "más allá de las fronteras de Alemania".

Las autoridades alemanas creen haber desmantelado al menos tres atentados yihadistas este año.

El mes pasado, tres personas fueron detenidas en centros de acogida de refugiados, y un demandante de asilo sirio de 16 años fue arrestado en Colonia, sospechoso de preparar un atentado por cuenta del EI.

La policía alemana estima que hay varios centenares de islamistas que representan un peligro en el país.

Alemania sufrió en julio dos atentados reivindicados por el EI: un ataque suicida cometido por un sirio de 27 años que dejó 15 heridos, y un ataque con hacha perpetrado por un refugiado de 17 años (cinco heridos).

Estos actos contribuyeron a alimentar el temor de una parte de la opinión pública frente a los demandantes de asilo, pese a los llamamientos de las autoridades a evitar las amalgamas entre migrantes y potenciales terroristas.

afp_tickers

 AFP internacional