AFP internacional

El delantero brasileño Neymar cabecea el balón durante los Juegos Olímpicos de Rio, en el estadio Mané Garrincha en partido contra Irak, el 7 de agosto de 2016 en Brasilia

(afp_tickers)

El Brasil de Neymar inicia este miércoles en los Juegos de Rio-2016 el camino a la gloria ante Honduras para recuperar el honor mancillado en el país del fútbol y Argentina sueña con dar otro batacazo histórico ante el Dream Team.

La mochila que cargan hace meses Neymar y sus muchachos se puso aún más pesada desde el martes: las 'meninas' de Marta fueron eliminadas en semifinales por Suecia y ahora apenas pueden optar por un bronce con sabor a poco.

La humillación ante Alemania en su Mundial-2014, más dos Copas América, la de Chile-2015 y Estados Unidos-2016, y las mujeres el martes, todo en dos años, le ponen al equipo olímpico brasileño un listón demasiado alto.

La presión se acrecienta porque el oro en fútbol es el único galardón que no ha ganado el pentacampeón mundial. Y celebrarlo en el Maracaná puede ser sanador.

"Las cosas no salieron al principio de la forma como esperábamos. Hubo un momento de críticas pero el equipo las soportó y se fortaleció, y aprendió a lidiar con la presión de la medalla, especialmente la de oro", dijo el técnico de Brasil, Rogério Micale.

Todo cambia: cuando Brasil resbalaba al inicio del torneo olímpico la 'torcida' entonaba "Marta", "Marta" como crítica hiriente a Neymar, pero Marta quedó afuera, y el astro del Barça tiene ahora la mesa servida para saltar al Olimpo.

Pero Honduras no es hueso fácil de roer, ha eliminado a Argentina y ha avanzado a semifinales para verse con Brasil con una formación sólida y de ataque ideada por el colombiano Jorge Luis Pinto, el mismo que llevó a Costa Rica a un inédito cuartos de final en el Mundial de Brasil.

"Si le preguntan a algún brasileño si se le pasó por la cabeza que Brasil iba a perder 7-1 con Alemania o si alguno pensó que Uruguay iba a ganar en 1950, nadie pensaba eso. Las camisetas no asustan más", señaló un desafiante Pinto, para quien "todo puede suceder en el fútbol".

- ¿Otro sueño dorado? -

¿Estará revoloteando el fantasma de Atenas-2004?

Del Dream Team que juega en Rio-2016 solo Carmelo Anthony sobrevive, pero ese 89-81 del 27 agosto del 2004 quedó grabado en la memoria de los estadounidenses como la primera medalla de oro que no ganó la gran potencia del básquet con sus NBA, que debutaron en Barcelona-1992.

De Argentina sobreviven casi todos: Manu Ginóbili, Luis Scola, Carlos Delfino y Andrés Nocioni, todos veteranos de mil batallas, jugadores de la NBA o ex, que saben cómo es el asunto en la cima del baloncesto.

La Generación Dorada, también campeona mundial en 2002, ya no es lo que era pero la experiencia puede pesar aunque también el gran ritmo y el desgaste físico que imponen los norteamericanos.

El Dream Team fue de mayor a menor en Rio-2016: tras dos victorias aplastantes contra Venezuela (114-69) y China (119-62), sufrió bastante para ganar en sus otras presentaciones.

El seleccionador del Dream Team, Mike Krzyzewski, había advertido al inicio de Rio-2016 que el resto del mundo se había acercado mucho al nivel estadounidense.

"Sabemos que hay un grandes jugadores de baloncesto por todo el mundo: alrededor del 20% de la NBA es internacional ahora", precisó.

- Sin sorpresas -

Sin sorpresas, Estados Unidos lidera el medallero con 28 oros, pero contra lo que se preveía China está en el tercer lugar (17), desplazada por Gran Bretaña con 19 con su gran barrida en el ciclismo.

El cómputo latinoamericano lo lidera Brasil con 3 oros, en el decimoquinto lugar, mientras que en el total de medallas, la forma que eligió el anfitrión para acercarse al Top Ten, está en el puesto 14.

Cuba (2 oros, dos platas y cuatro bronces) secunda a los locales, y más atrás Colombia y Argentina, integran el lote de los cuatro más destacados de la región.

afp_tickers

 AFP internacional