AFP internacional

El magnate ucraniano Dmytro Firtash, el 30 de abril del año 2015 ante un tribunal de Viena

(afp_tickers)

El poderoso oligarca ucraniano Dmytro Firtash, acusado de blanqueo y sobornos, fue detenido este martes a petición de España, al mismo tiempo que un tribunal de Viena autorizó su extradición pedida por Estados Unidos.

La justicia austriaca tomó dos medidas casi simultáneas: autorizó la extradición a Estados Unidos en un caso de sobornos y a continuación aplicó una orden de captura europea emitida por España en noviembre bajo cargos de blanqueo.

Las autoridades austriacas no detallaron como articularán las peticiones de las justicias estadounidenses y españolas.

La policía de Barcelona había anunciado a fines de noviembre que una orden de captura había sido lanzada contra tres ucranianos, entre ellos "un importante empresario del gas". La prensa española había identificado entonces a este último como Dmytro Firtach.

Según el diario ABC en la época, Firtach es acusado de tener estrechas relaciones con el crimen organizado y blanquear diez millones de euros en España, provenientes de presuntas actividades criminales.

Firtash, uno de los hombres más ricos de Ucrania, otrora allegado del expresidente prorruso Viktor Yanukovich, fue detenido en marzo de 2014 en Austria, a petición del FBI, la policía federal estadounidense.

Fue liberado diez días después tras abonar una fianza de 125 millones de euros (130 millones de dólares), un récord en Austria, pero tuvo que permanecer en el país hasta el fallo del tribunal de apelación.

Las autoridades de Estados Unidos solicitaron su extradición para juzgarle por actos de corrupción relacionados con la explotación de una mina de titanio en India, sobornos que se habrían realizado a través de instituciones financieras estadounidenses.

Estados Unidos le acusa, junto a otras cinco personas, de haber pagado 18,5 millones de dólares en sobornos a funcionarios indios para conseguir licencias mineras en 2006.

El pasado abril, un juez de Viena había rechazado la solicitud de extradición de Estados Unidos basándose en que la petición estaba "motivada políticamente".

-- El oligarca esperaba regresar a Ucrania --

Firtash posee el grupo DF, un imperio que engloba empresas de energía, química, medios de comunicación, banca y propiedades inmobiliarias en Ucrania y otros países como Alemania, Italia y Austria.

Hizo fortuna importando gas a Ucrania desde Rusia y Asia Central con su grupo Rosukrenergo, ya disuelto, en colaboración con el gigante ruso del gas Gazprom.

En 2010 respaldó la campaña electoral de Yanukovich y expandió sus intereses empresariales, comprando fábricas de productos químicos y fertilizantes, así como una cadena de televisión.

Yanukovich, apoyado por Rusia, cayó a causa de las protestas de 2014 y poco después Firtash fue arrestado en Austria, aunque las autoridades niegan ninguna relación entre ambos hechos.

Presente en la corte para el fallo en el jucio de extradición, el magnate se vió afectado por la sentencia, cuando a su llegada había expresado la esperanza de poder "regresar" a Ucrania tras la deliberación de los jueces austriacos.

El oligarca de 51 años siempre había rechazado las acusaciones estadounidenses, afirmando que es víctima de persecución política.

Sus abogados lo presentan como objeto de las de luchas de influencia política que afectan a Ucrania desde la caída en 2014 de Yanukovitch.

El diputado Sergii Leshchenko, ex periodista de investigación especializado en asuntos financieros, dijo a la AFP, que las audiciones de Firtach por los investigadores podrían dar preciosas informaciones sobre muchos casos de corrupción.

"Puede ofrecer datos sobre quienes dan las órdenes. Pues él no es seguramente la punta de la pirámide de corrupción que implica a los políticos rusos y ucranianos", según Leshchenko.

AFP

 AFP internacional