Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Foto difundida por el ELN en la que aparecen los guerrilleros indultados y liberados Nixon Cobos (d) y Leivis Valero, en Bucaramanga, departamento de Santander en Colombia el 2 de febrero de 2017

(afp_tickers)

Colombia se encamina hacia la "paz completa" tras la liberación este jueves de un rehén del ELN, única guerrilla activa del país, y el indulto de dos rebeldes, claves para instalar negociaciones para acabar medio siglo de conflagración interna.

La puesta en libertad del excongresista Odín Sánchez, retenido por el ELN en la selva del Chocó (noroeste), y de los rebeldes Nixon Cobos y Leivis Valero, recluidos en una cárcel en Santander (noreste), eran las últimas condiciones para que el gobierno inicie el dialogo formal con el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

"El martes de la próxima semana, en Quito, comenzará la fase pública de conversaciones entre el gobierno colombiano y el ELN (...) lo que nos permitirá alcanzar la paz completa", dijo el presidente Juan Manuel Santos, flamante Nobel de Paz, al celebrar la libertad de Sánchez en la apertura de la 16 Cumbre de esos laureados en Bogotá.

Tras la firma de la paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas) en noviembre, el ELN es el único grupo rebelde activo en el conflicto colombiano, que ha involucrado además de guerrillas, a paramilitares y agentes del Estado, dejando 260.000 muertos, 60.000 desparecidos y 6,9 millones de desplazados.

"Lo que viene ahora es instalar la mesa, y la mesa lo que necesita es participación de todos los colombianos", dijo el jefe negociador del ELN, Pablo Beltrán, en un video de la guerrilla en Twitter.

Sánchez, en poder del ELN desde abril pasado, y Cobos y Valero, presos por rebelión desde hace cuatro y dos años, respectivamente, fueron entregados a sendas comisiones humanitarias con acompañamiento del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), usual facilitador de estas operaciones, y ante representantes de los países garantes de los diálogos y de la Iglesia Católica.

- El secuestro, manzana de la discordia -

Devenido en llave para instalar la mesa de paz con el ELN, desde que Santos suspendió el acto previsto en octubre hasta que no lo liberaran, Sánchez fue recibido en Quibdó, capital del Chocó, por familiares y seguidores con pancartas, camisetas con su imagen y música tradicional.

"Hay que unirse para que obliguemos a esos diablos (...) a que dialoguen, a que hablemos de paz, a que si tienen más gente que la entreguen", declaró.

El político de 61 años se entregó hace diez meses en canje por su hermano Patrocino, exgobernador del Chocó, gravemente enfermo y cautivo del ELN desde agosto de 2013, en un gesto "bien valiente", según contó el mismo Patrocinio a AFP.

Por su parte, los guerrilleros Cobos, de 29 años, y Valero, de 31, "graves de salud" según el ELN, fueron recibidos en la prisión de Palogordo por miembros de la delegación de paz de la guerrilla.

"Bienvenidos a la libertad (...) Un triunfo del consenso entre Las Partes", tuiteó ELN Ranpal, radio oficial de los insurgentes.

Pero para el analista Kyle Johnson, a pesar de la legitimidad que estas acciones imprimen a los diálogos, el hecho de que el ELN no haya renunciado al secuestro muestra la vulnerabilidad de la mesa.

"La sociedad colombiana sigue dudando de las intenciones de paz del ELN", dijo el experto del International Crisis Group, en alusión al soldado Freddy Ernesto Moreno, que la guerrilla reconoció haber capturado el sábado en Arauca (este).

- Devolver al soldado -

El ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, exigió al ELN el pronto regreso de Moreno, y dijo que su "suerte" sigue "pendiente", a pesar de los "contactos" con el CICR que muestran la intención de los rebeldes de soltarlo.

Para el obispo de Quibdó, Juan Carlos Barreto, integrante de la comisión de la Iglesia que acompaña las negociaciones con la guerrilla, es necesaria la rápida liberación del soldado.

"Las condiciones están dadas para los diálogos, pero el ELN debe entregarlo lo más pronto posible para que haya más confianza", dijo a AFP.

Las conversaciones con el ELN, cuya primera ronda está prevista en Quito a partir del 7 de febrero luego de más de tres años de acercamientos secretos, cuentan con seis países garantes: Ecuador, Brasil, Cuba, Chile, Noruega y Venezuela.

En el marco de los acuerdos para abrir los diálogos, Santos nombró días atrás como facilitadores de paz a Tulio Astudillo y Wigberto Chamorro, miembros del ELN a quienes se les suspendió temporalmente la pena.

AFP