Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Logo de Gas Natural Fenosa el 1 de junio de 2014 en la sede de la empresa en Madrid

(afp_tickers)

Colombia ordenó este martes la liquidación de Electricaribe, filial de la española Gas Natural Fenosa (GNF) intervenida por su precaria situación financiera, y la empresa instó a revisar la decisión so pena de recurrir a organismos internacionales.

"La compañía no está en condiciones de prestar el servicio de energía con la calidad y continuidad que se requieren", dijo en un comunicado la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, el organismo estatal de control que ordenó su liquidación.

GNF, dueña del 85% de las acciones de Electricaribe, pidió dejar sin efecto la decisión a la que consideró contraria a un acuerdo de libre comercio entre la UE y Colombia.

El gobierno español salió en respaldo de la compañía. El ministerio de Asuntos Exteriores dijo que respaldará a la firma "si decide hacer uso de los instrumentos jurídicos a su disposición".

El presidente de Colombia Juan Manuel Santos avaló la liquidación. "Prioridad es que ni usuarios ni empresas sufran por suministro de energía", escribió en su cuenta de Twitter

Electricaribe, con más de 2,5 millones de clientes en el norte de Colombia, fue intervenida a mediados de noviembre para garantizar el suministro ante el temor de que incurriera en cesación de pagos.

La Superintendencia dijo que la intervención evitó un racionamiento de energía en los departamentos de Atlántico, Bolívar, Cesar, Córdoba, La Guajira, Magdalena y Sucre. Además la intervención estabilizó las finanzas de la compañía "con miras a mantener la prestación del servicio a su cargo".

Aclaró que para mejorar el servicio "deben hacerse cuantiosas inversiones orientadas a remediar la obsolescencia de la actual red de distribución", señaló.

La Superintendencia dijo que "se comenzará inmediatamente un proceso abierto y competitivo para encontrar un operador que asuma la prestación del servicio de energía en la Costa Caribe" a través de una subasta pública, cuya fecha de realización no fue precisada.

"La finalidad principal del proceso de liquidación es encontrar un nuevo operador que pueda asegurar las inversiones que se requieren para que la costa tenga un servicio de energía adecuado", dijo el superintendente de Servicios Públicos, José Miguel Mendoza.

Mientras tanto, Electricaribe seguirá prestando el servicio bajo la administración de un agente especial designado por la Superintendencia, añadió.

- Advertencia de litigio -

Por su parte, GNF lamentó la decisión e hizo un llamado para que las autoridades colombianas la "dejen sin efecto".

"La decisión de liquidar Electricaribe es contraria al proceso de diálogo que, durante los últimos meses, ha mantenido la multinacional con las autoridades colombianas, siempre con el objetivo de alcanzar un acuerdo satisfactorio para todas las partes", indicó en un comunicado fechado en Barcelona.

Además, aseguró que la determinación es "contraria" al "espíritu de profundización" de las relaciones comerciales entre la Unión Europea y Colombia, en el marco del acuerdo de libre comercio firmado en Bruselas en junio de 2012.

Por ello, advirtió que "no le queda otra alternativa que acudir a una institución internacional para que resuelva la situación".

A principios de marzo, los ministros de Exteriores de Colombia y España mostraron su voluntad de encontrar una salida al conflicto, tras una reunión en Madrid.

Electricaribe ha sido señalada de reiterados incumplimientos y, según la Superintendencia, en promedio cada uno de sus usuarios carece de luz 92 horas al año.

España, en tanto, ha asegurado que la empresa "ha mostrado siempre su interés en cooperar y colaborar con las autoridades colombianas".

GNF, principal distribuidor de gas de Latinoamérica y el cuarto de electricidad, sostuvo que el pasivo de la empresa, que según la Superintendencia es de 2,4 billones de pesos (unos 800 millones de dólares), se debe a conexiones fraudulentas y falta de pago de las facturas por parte de los usuarios.

AFP