Un filipino condenado a muerte en Arabia Saudí fue decapitado con un sable este martes en Riad, subiendo así a 153 el número de ejecuciones en 2015 en este reino ultraconservador.

Joselito Lyda San fue condenado por haber matado a Saleh Imam Ibrahim, un sudanés, de un martillazo en la cabeza durante una pelea, informó el Ministerio de Interior saudí, citado por la agencia oficial de noticias SPA.

En este 2015, Arabia Saudí ha ejecutado a 153 condenados a muerte, una cifra muy superior a los 87 del 2014, según un recuento de la AFP.

Es el número más elevado desde 1995, año en que fueron ejecutadas 192 personas, según la organización de defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional.

Según Amnistía Internacional, Arabia Saudí figura entre los países que ejecutan la mayor cantidad de personas junto a China, Irán y Estados Unidos.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes