AFP internacional

Imagen de satélite del huracán Matthew sobre el mar Caribea el 29 de septiembre de 2016

(afp_tickers)

El huracán Matthew, el más potente ciclón en el Caribe en la última década, amenaza con golpear Jamaica y Haití el domingo y el lunes, antes de Cuba, tras dejar daños menores y persistentes lluvias en Colombia.

Matthew se debilitó este sábado de mañana a categoría 4 en la escala de Saffir-Simpson, que va de 1 a 5, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos, tras haber alcanzado la categoría máxima la noche del viernes.

Al haber alcanzado vientos que superaban los 260 km/h, Matthew "es el huracán más potente en el Atlántico desde Félix en 2007", que dejó unos 150 muertos y miles de damnificados en su paso devastador por regiones pobres de la costa caribeña de Nicaragua, indicó el NHC, con sede en Miami.

De acuerdo con el boletín oficial del NHC de las 00H00 GMT del domingo, Matthew se encontraba 580 km al sur de Puerto Príncipe y 620 km al sureste de Kingston, y era "estacionario", con vientos máximos de 240 km/hora.

Tanto Jamaica como la costa sur de Haití están en alerta por huracán, y podrían ser alcanzados en las próximas 48 horas por fuertes vientos e importantes precipitaciones.

Según las proyecciones actuales del centro de vigilancia, Jamaica será golpeada de pleno, con vientos de más de 200 km/h.

- 'No es broma' -

Desde la tarde del viernes se formaron largas filas ante los supermercados, las tiendas de bricolaje y las estaciones de servicio, comprobó un periodista de la AFP.

Las autoridades esperan una tormenta con una violencia similar a la de Gilbert, que golpeó Jamaica el 12 de septiembre de 1988 y dejó 40 muertos y enormes daños materiales.

Pero algunos jamaicanos se mostraban escépticos ante las advertencias de las autoridades, asegurando que en el pasado se cargaron de provisiones y lo que sucedió al final no fue más que una tormenta.

"Estoy cansado de gastar mi dinero comprando comida, gasolina y entablando mi casa", dijo Michael Franklin, un chofer de taxi en Montego Bay.

"Luego lo único que sucede es que hay mucha lluvia y no podemos recuperar nuestro dinero", protestó.

"No es una broma", declaró el ministro jamaicano de Colectividades Locales, Desmond McKenzie, a la prensa, instando a los habitantes a tomarse en serio la amenaza.

"No hay margen para la improvisación en un momento en que tenemos que afrontar uno de los desastres naturales más graves en mucho tiempo", añadió.

En Haití las autoridades llamaron a los habitantes de los islotes del sur del país a prepararse inmediatamente. "Se les pidió que aseguraran las aberturas de las casas y que acopiaran agua y alimentos", explicó a la AFP Edgar Celestin, portavoz de los servicios de socorro haitianos.

El NHC advirtió que el huracán tocará la costa sur de Cuba el lunes de noche o el martes de mañana.

El centro meteorológico estadounidense agregó que "aún es demasiado pronto para excluir un impacto en Florida".

- Deja "buen recuerdo" en Colombia -

Matthew se alejó este sábado de la costa Caribe de Colombia, dejando daños menores y la persistencia de lluvias y tormentas en todo el país, informaron las autoridades.

"La afectación fue menor de lo que se esperaba pese a la categoría (5 de potente huracán) con la que llegó al país", señaló Carlos Iván Márquez, director de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD).

"No tenemos que lamentar pérdidas de vidas humanas, personas desaparecidas, heridos", declaró a periodistas, destacando que un muerto reportado la víspera no falleció debido al huracán. Un total de 27 viviendas sufrieron daños menores.

"La tendencia es a la normalidad", agregó, enfatizando que estarán dadas las condiciones para un normal desarrollo del plebiscito el domingo, cuando Colombia votará sobre un histórico acuerdo de paz con la guerrilla FARC.

Las autoridades colombianas mantenían la alerta para toda la región del Caribe, "pero se baja de roja a amarilla".

Márquez destacó, sin embargo, "el buen recuerdo" que deja Matthew en la región, al recargar las cuencas de los ríos que estaban muy bajos por una prolongada sequía.

"Hace más de cinco años no llovía en la zona y eso solo trae beneficio para la comunidad", dijo el gobernador encargado de La Guajira, Jorge Enrique Vélez, citado en el texto.

afp_tickers

 AFP internacional