AFP internacional

El presidente argentino Mauricio Macri habla durante una sesión de negocios con empresarios el 15 de septiembre de 2016 en Buenos Aires

(afp_tickers)

Bajar impuestos, reducir el déficit fiscal y flexibilizar el mercado laboral fueron algunos de los pedidos de las principales multinacionales al gobierno argentino de Mauricio Macri, reunidos hasta este jueves en un Foro de Inversiones y Negocios en Buenos Aires.

Los tres factores que enumeraron cual mantra para el éxito empresarial los presidentes ejecutivos de grandes multinacionales fueron: claridad en las reglas del juego, competitividad ganada con diálogo, acuerdos entre sindicatos y gobierno y formalidad para todo aquel que necesite trabajar.

"Cuando todo esto sucede, se potencia el círculo virtuoso en la generación de empleo", resumió Miguel Kozuszok, presidente de Unilever Latinoamérica.

Kozuszok fue uno de los casi 2.000 empresarios y ejecutivos que acudieron esta semana de 67 países a Buenos Aires a respaldar la apertura económica de Argentina luego de 12 años de gobiernos estatistas de centroizquierda.

Macri asumió el poder en diciembre con la promesa de regresar a Argentina a los mercados. Recibió ahora espaldarazos por liberar el dólar, pagar a los 'holdouts' una deuda millonaria y aplicar bruscos aumentos de tarifas que consideraba atrasadas.

"Se empiezan a ver fuertes signos de que la recesión está quedando atrás", dijo Macri, hijo de un acaudalado líder de un holding. Fue destacado el potencial de este país de más de 40 millones de habitantes, aunque los empresarios no ocultaron reparos.

"Necesitamos políticas claras, concisas, reglas del juego previsibles. Tener un tercio (de trabajadores) en el mercado informal es un problema", dijo David Herranz, director ejecutivo de Adecco LATAM.

Con un desempleo de 9,3%, el ministro del Trabajo, Jorge Triaca, admitió que más del 30% de trabajadores no está registrado.

- Señales -

El ambicioso foro 'Mini Davos' fue concebido para reactivar un país en recesión. Se cerró con una promesa de inversión del grupo alemán Siemens por unos 5.000 millones de euros en proyectos de infraestructura, transporte y otros rubros hasta 2020.

Otra promesa provino de la minera Pan American Silver que planea invertir 1.000 millones de dólares en la reserva mundial más grande de plata. Dow Chemical quiere apostar a la energía eólica.

El presidente del Banco de Exportación e Importación de Estados Unidos (Eximbank), Fred Hochberg, dijo que desde el 21 de septiembre reiniciará operaciones en Argentina.

El Eximbank vuelve de esta forma al país, después de no operar por más de 15 años en la entrega de crédito para el financiamiento de exportaciones e importaciones y para el desarrollo del sector público.

- Moverse rápido -

Hay un drástico giro económico, difícil de digerir con una inflación acumulada que supera el 30%, aumentos de tarifas de servicios básicos entre el 200% y hasta 1.000% y una fuerte caída del poder adquisitivo tras la devaluación del 30% en diciembre.

"El mundo está viendo a Macri moverse rápido y esto está devolviendo a Argentina al mapa del planeta", celebró Bob Dudley, presidente ejecutivo de la petrolera británica BP. Abogó por "la flexibilización laboral" en un país donde los sindicatos están entre los más poderosos del mundo.

Los invitados internacionales mencionaron desafíos en infraestructura. "El transporte aéreo aporta a cualquier país el llevarlo a un aérea geopolítica (...) y contribuye con la logística de sus productos", recordó Christian Scherer, director de Airbus Group Internacional.

Pero en esta nación, la octava más grande en tamaño del mundo, "preocupan las reglas burocráticas que llevaron a confusiones y desalentaron el comercio a la inversión", dijo Scherer. En los paneles se mencionó a la crisis de finales de los años 90 y los 12 años de kirchnerismo como los ciclos que más espantaron capitales extranjeros.

Argentina vivió turbulentas crisis políticas y seis grandes golpes de Estado desde 1930. En la economía hay dos hitos frescos en la memoria colectiva: la hiperflación en 1989 y el colapso financiero con estallido social en 2001.

- Tierra prometida -

Hubo signos en agosto de que el gobierno empieza a controlar la inflación. Macri ofreció su país como una nueva tierra prometida con oportunidades en agroindustria, minería sustentable, energía tradicional y renovables y otros sectores industriales.

Sin embargo, la polarización política planeó sobre este foro realizado en el espectacular Centro Cultural Kirchner (CCK) del centro de Buenos Aires, y que llenó los hoteles de lujo de la capital.

El kirchnerismo organizó en el Congreso una contra-cumbre, con decenas de legisladores y sindicalistas afines. "El mini-Davos quiere mini-salarios y mini-derechos", denunció Eduardo López, líder de gremios docentes.

El jueves, a pocos metros de las plenarias de inversionistas en el CCK, una muchedumbre se abalanzó tras esperar por varias horas en la Plaza de Mayo a un grupo de agricultores que regalaron 20 toneladas de verduras como protesta por una ley para acceder a tierras y por los magros pagos que reciben por sus cosechas.

afp_tickers

 AFP internacional