AFP internacional

François Hollande habla durante un acto público en la ciudad de Nancy, el jueves 10 de noviembre al este de Francia

(afp_tickers)

El presidente francés, François Hollande, y el presidente electo estadounidense, Donald Trump, abordaron este viernes en una primera conversación telefónica temas comunes sobre los que "convinieron trabajar para aclarar las posiciones", anunció el Palacio del Elíseo.

En esta entrevista de menos de diez minutos afirmaron su "voluntad de trabajar de manera conjunta " y "abordaron temas comunes sobre los que convinieron aclarar las posiciones: la lucha contra el terrorismo, Ucrania, Siria, Irak y el acuerdo de París" sobre el clima, según el entorno presidencial.

También "recordaron la historia y los valores que ambos países comparten, las relaciones de amistad entre Francia y Estados Unidos", agregó la misma fuente, precisando que la conversación se llevó a cabo "en buenas condiciones".

Hollande había dicho a la televisión pública France 2: "tendré que aclarar posiciones y hacer aclarar posiciones, debemos hablarnos con franqueza".

"Donald Trump acaba de ser elegido, mi deber consiste en que tengamos las mejores relaciones posibles, pero basadas en la franqueza y la claridad", explicó el presidente francés, aludiendo a cuestiones como el antiterrorismo, Ucrania, Siria e Irak.

En la carta de felicitación que le envió a Trump el miércoles, Hollande le propuso "entablar conversaciones cuanto antes", y lo invitó "a tomar conciencia de las preocupaciones que provocan los desórdenes del mundo".

Durante la campaña electoral estadounidense, el presidente francés denunció varias veces los "excesos" del candidato republicano.

"Los excesos acaban creando un sentimiento de angustia, incluso en Estados Unidos, sobre todo cuando uno, en este caso Donald Trump, arremete contra un soldado", declaró en agosto tras varios ataques del republicano contra el padre de un capitán estadounidense, Humayun Khan, fallecido en Irak en 2004.

Unos días antes, había contestado a Trump que "Francia siempre será Francia", después de que el estadounidense dijera que el país ya no era igual tras el atentado de Niza y el asesinato de un cura.

El mandatario francés recordó, sin embargo, este viernes que Estados Unidos y Francia tienen una "larga amistad" y agradeció el apoyo del pueblo estadounidense tras los atentados que golpearon Francia en 2015.

afp_tickers

 AFP internacional