AFP internacional

El ministro de Relaciones Exteriores saudí, Adel Al Jubeir (d), y el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, ofrecen una rueda de prensa conjunta el 23 de enero de 2016 en Riad

(afp_tickers)

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, inició este sábado una nueva visita a Riad para tranquilizar a sus socios del Golfo, preocupados por el acercamiento entre Estados Unidos e Irán tras el acuerdo sobre el programa nuclear de Teherán.

"No veo a Estados Unidos y a Irán caminando juntos. Irán sigue siendo el líder mundial en apoyo al terrorismo", dijo de entrada el ministro de Relaciones Exteriores saudí, Adel Al Jubeir, en una breve declaración a la prensa junto con John Kerry.

Éste reiteró que "Estados Unidos sigue preocupado por ciertas actividades de Irán" en la región, en particular "su apoyo a grupos terroristas como Hezbolá" en Líbano y el programa de misiles balísticos de Teherán, contra el que Washington ha adoptado nuevas sanciones.

Tras participar en el Foro Económico Mundial de Davos, en Suiza, Kerry asistió en Riad a una reunión con los titulares de Exteriores del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG, formado por Arabia Saudí, Kuwait, Catar, Baréin, Omán y Emiratos Árabes Unidos).

Más tarde se entrevistará con el rey Salman y su poderoso hijo el príncipe Mohamed bin Salman, ministro de Defensa.

Las monarquías árabes sunitas, empezando por Arabia Saudí, son aliadas históricas de Estados Unidos, aunque mantienen profundos desacuerdos sobre el regreso a la escena internacional de Irán, potencia chiita, tras el acuerdo sobre su programa nuclear cerrado en julio. Riad teme que el deshielo entre Washington y Teherán se haga en su detrimento.

Más allá de la rivalidad de fondo entre Riad y Teherán, que apoyan a bandos rivales en Siria, Yemen y Líbano, la relación entre ambos degeneró en crisis abierta a comienzos de mes con la ruptura de las relaciones diplomáticas. La crisis comenzó con la ejecución el 2 de enero de un clérigo chiita saudí, crítico con el poder de los Saud, a lo que siguió el saqueo e incendio de la embajada del reino en Teherán.

"Queremos hablar con los ministros del Consejo de Cooperación del Golfo y con los saudíes de la importancia de la cólera saudí provocada por los ataques contra sus misiones diplomáticas en Irán. En esos temas estamos del todo con ellos, pero también nos parece que reducir la tensión es un objetivo importante, no sólo para Estados Unidos sino para la región", explicó un funcionario del Departamento de Estado.

El diplomático dijo esperar que Riad se plantee "la reapertura de su embajada en Teherán".

Kerry hablará también de las negociaciones de paz sirias, que deben iniciarse próximamente en Ginebra. En la capital saudí debe reunirse con el coordinador de la coalición opositora, Riyad Hijab. El secretario de Estado no dio fecha, pero anunció que el grupo internacional de apoyo a Siria, compuesto por 17 países, se reunirá "inmediatamente tras la conclusión del primer ciclo" de conversaciones entre el Gobierno y la oposición de Siria.

afp_tickers

 AFP internacional