La amenaza Trump, a debate en la cumbre en Malta sobre la crisis de la UE


 AFP internacional

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, habla con la prensa al final de una cumbre de la Unión Europea en Bruselas el 15 de diciembre de 2016

(afp_tickers)

Los mandatarios europeos abordarán el viernes en La Valeta las diferentes crisis que sacuden la Unión Europa, entre ellas la nueva administración estadounidense, percibida por el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, como una de las amenazas que afronta el bloque.

"El cambio en Washington pone a la Unión Europea en una difícil situación, máxime cuando la nueva administración parece que cuestiona los últimos 70 años de política exterior estadounidense", indicó Tusk en una apocalíptica carta de invitación a los mandatarios, a quienes llamó a la "unidad".

Aunque la reunión de Malta estaba destinada a abordar uno de los aspectos de la crisis migratoria y el futuro de la UE tras la salida de Reino Unido, el nuevo presidente estadounidense, Donald Trump, centrará el debate de la primera cumbre de los europeos desde su llegada al poder.

Tras su elección como presidente de Estados Unidos, la UE se ha convertido en uno de los blancos de las críticas de Trump, quien celebró el Brexit y llegó incluso a asegurar que otros países seguirían los pasos de Reino Unido, al tiempo que cuestionó la ayuda a sus socios de la OTAN si no aumentaban su gasto militar nacional.

Sus continuas críticas causaron malestar entre los europeos, con el presidente francés, François Hollande, urgiendo a la UE a responder con "firmeza".

"Abordaremos las relaciones transatlánticas durante el Consejo Europeo informal de La Valeta el próximo viernes", apuntó el primer ministro luxemburgués, Xavier Bettel.

- 'Tomar el destino' en mano -

La llegada de Trump representa una "nueva situación geopolítica", en palabras de Tusk, cuando la UE empieza a recuperarse del crash financiero de 2008 y se prepara para afrontar el resto de crisis abiertas en el bloque, como la migratoria o el Brexit.

Y, en la escena internacional, el presidente del Consejo alerta de una China "más firme" en el mar y una política "agresiva" de Rusia con Ucrania y los países vecinos, así como del papel del "islam radical" en las guerras en Oriente Medio y África.

"Europa ya no podrá confiar a otros su propia seguridad (...) Hay que recuperarse y tomar el destino entre nuestras manos", aseguró una fuente diplomática europea, unas declaraciones similares a las realizadas recientemente por la influyente mandataria alemana, Angela Merkel.

La cumbre de La Valeta servirá, en este sentido, para abordar un sujeto sensible para la UE: cómo cortar la ruta migratoria del Mediterráneo central, convertida en el principal itinerario hacia Europa y por donde transitaron más de 181.000 migrantes en 2016.

Malta, que ejerce la presidencia protémpore de la UE, busca lograr un acuerdo similar al alcanzado con Turquía en marzo pasado, que redujo drásticamente el número de migrantes y refugiados llegados a las costas griegas.

Sin embargo, la inestable situación política en Libia complica una eventual solución.

Merkel abogó el martes en Suecia por "conversar con Egipto, Túnez, Marruecos y llegar juntos a una solución".

Mientras tanto, la UE se centra en la formación de los guardias costeros libios y en un apoyo financiero, así como en la lucha contra las redes de traficantes de seres humanos.

Los mandatarios europeos acordaron en Bratislava, en un encuentro sin Reino Unido, reforzar su política de defensa y de seguridad de cara a la cumbre del 25 de marzo con motivo del 60º aniversario de la fundación del proyecto europeo.

"La señal más importante que debe salir de Roma es que estamos listos para unirnos", asegura Tusk en su carta de invitación a los mandatarios, quienes se reunirán durante la tarde en la capital maltesa sin su homóloga británica, Theresa May.

Este encuentro podría ser el último a 27 antes de la notificación oficial del Brexit, si el proceso parlamentario en Reino Unido termina el 8 de marzo, es decir, un día antes de una nueva cumbre en Bruselas, donde May podría anunciar a sus pares la marcha de Reino Unido, dando inicio a dos años de complicadas negociaciones de divorcio.

AFP

 AFP internacional