AFP internacional

La titular de la diplomacia europea, Federica Mogherini, dialoga con el ministro belga de Relaciones Exteriores, Didier Reynders, el 17 de octubre de 2016 en Luxemburgo

(afp_tickers)

La Unión Europea (UE) aumentó este lunes la presión sobre Moscú, al advertir de que los bombardeos rusos y sirios contra sectores rebeldes de Alepo, en el norte de Siria, "podrían constituir crímenes de guerra", aunque descartó imponer sanciones a Rusia.

"El ataque deliberado de hospitales, personal médico, escuelas e infraestructuras esenciales, así como el uso de barriles de explosivos, bombas de racimo y armas químicas, (...) podría constituir crímenes de guerra", concluyeron los ministros de Relaciones Exteriores europeos al término de una reunión en Luxemburgo.

Moscú anunció en ese mismo momento que su ejército y las fuerzas armadas sirias suspenderán sus bombardeos durante ocho horas el jueves en Alepo, en el marco de una "pausa humanitaria".

La titular de la diplomacia europea, Federica Mogherini, consideró este anuncio como un "paso positivo", pero advirtió, al igual que Naciones Unidas, de que es insuficiente para hacer llegar los convoyes de ayuda humanitaria a la otrora capital económica de Siria.

Alepo, segunda ciudad de Siria y una baza importante en el conflicto, se encuentra dividida desde 2012 entre barrios controlados por los rebeldes, al este, y bajo control gubernamental al oeste.

Desde el 22 de septiembre, las fuerzas del gobierno sirio y su aliado ruso someten a los casi 250.000 habitantes de los barrios rebeldes a una lluvia de bombardeos cotidiana.

Más de 430 personas han muerto desde entonces, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, consideró "escaso" ocho horas y abogó por un "cese de las hostilidades de tres días", que permitiría también la salida de los rebeldes islamistas de Al Nusra de Alepo, donde combaten junto a la denominada rebelión moderada, apoyada por los occidentales.

Esto permitiría que "Rusia no se escude en la mezcla entre unos y otros para seguir bombardeando" y que el cese de las hostilidades fuera "más duradero", añadió, máxime cuando Moscú justifica sus ataques en Alepo en la presencia de combatientes del Frente Al Nusra.

La UE, en su declaración final, abogó además por llevar la situación en Siria "ante la Corte Penal Internacional (CPI)", tribunal encargado de los crímenes de guerra.

- Sin sanciones para Rusia -

Los ministros de Exteriores se reunieron este lunes después de un fin de semana diplomático marcado por el conflicto en Siria, con una reunión el sábado sin avances concretos en Lausana (Suiza) entre Washington, Moscú y los actores clave en el conflicto.

Un día después, los titulares de Exteriores de Reino Unido y Estados Unidos indicaron en Londres que estudiaban sanciones contra Rusia por la situación en Alepo, una medida que descartó rápidamente la responsable de la diplomacia europea a su llegada a Luxemburgo.

"Ningún Estado miembro lo ha planteado en ninguna reunión", dijo Mogherini, para quien existen "muchos otros instrumentos" para encontrar una solución política a la guerra y a la llegada de convoyes de ayuda humanitaria.

Finalmente, durante la reunión, los ministros no adoptaron sanciones contra allegados al presidente ruso, Vladimir Putin, que ya son blanco de medidas restrictivas de la UE por el conflicto en el este de Ucrania.

"Si queremos un alto el fuego, hay que tener a Rusia de nuestro lado", dijo el ministro luxemburgués, Jean Asselborn.

En cambio, los allegados al presidente sirio, Bashar al Asad, podrían ser blanco de sanciones adicionales por "apoyar al régimen", acordaron los ministros, quienes ya impusieron medidas restrictivas a 280 personas y 69 grupos u organizaciones sirias.

Los europeos buscan ganar así más peso en la búsqueda de una salida al conflicto en Siria, después de quedar excluidos de las conversaciones en Lausana, Suiza, del sábado.

La guerra de Siria ha dejado más de 300.000 muertos desde que comenzó, en marzo de 2011, tras la sangrienta represión llevada a cabo por el régimen de las manifestaciones prodemocracia.

afp_tickers

 AFP internacional