Los fumadores de habano salvan un discreto 2016 para el mercado de lujo

 AFP internacional

Una trabajadora prepara hojas de tabaco durante el XIX Festival Internacional del Habano, el 27 de febrero de 2017 en el Palacio de Convenciones de La Habana

(afp_tickers)

Los fumadores de habanos salvaron al mercado de lujo de un año discreto, al desembolsar 445 millones de dólares en 2016, un 5% más que en 2015.

"En ese mismo periodo la industria de bienes de lujo ha aumentado un 0%", resaltó Javier Terres, vicepresidente de desarrollo de Habanos S.A, la compañía franco-española cubana que distribuye los puros mas famosos del mundo.

Terres divulgó los resultados durante la apertura del XIX Festival Internacional del Habano, una fiesta de humo azul, con más de 2.000 fumadores, expertos y distribuidores de 50 países.

La muestra concluirá el viernes con la tradicional subasta de humidores (cofres artísticos para conservar puros), destinada a la salud pública cubana.

Un solo habano puede valer decenas de dólares, según su marca y tamaño, y es quizás el más efímero artículo de lujo: se quema en manos de una hora. Los tabacos son el cuarto producto de exportación de isla socialista, tras los medicamentos, las vacunas, el níquel y el azúcar.

Creada en 1994, en el punto más crítico de la crisis económica cubana tras el colapso soviético, Habanos S.A. maneja el 70% del mercado mundial de puros premium, excluyendo a Estados Unidos.

Según Terres, los principales mercados del habano en 2016 fueron "España, Francia, China, Alemania, Cuba y Suiza", que cubrieron un 50% de las ventas.

En el caso de Cuba el consumo está vinculado con el turismo internacional, que el año pasado creció 13%, con cuatro millones de visitantes.

Estados Unidos es el mayor consumidor de tabacos de lujo en el mundo, pero los habanos no ingresan a ese mercado debido al embargo vigente desde 1962.

Sin embargo, el acercamiento diplomático iniciado a finales de 2014, flexibilizó algunas medidas y hoy los estadounidenses que visitan la isla pueden llevar en su equipaje hasta 100 puros. Antes solo podían llevar un máximo de cien dólares entre tabaco y ron.

Este "aspecto lo consideramos muy favorable y también, por supuesto, que el consumidor norteamericano (...) tenga la oportunidad de familiarizarse con nuestro producto y de llevarse habanos en las mismas cantidades que lo pueden hacer con tabacos de otros orígenes", señaló Luis Sánchez, copresidente de Habanos S.A, a la AFP.

Pero una eventual apertura del mercado estadounidense o un autorización explícita para que los estadounidenses puedan hacer turismo en Cuba, dispararía la demanda de habanos.

"La industria está tomando las medidas pertinentes en ese terreno", aunque el interés de la compañía radica más en la calidad y exclusividad, que en la cantidad de sus productos, matizó el director de marketing, Enrique Babot.

AFP

 AFP internacional