AFP internacional

Un grupo de migrantes es rescatado frente a las costas de Libia, el 18 de agosto de 2016

(afp_tickers)

Más de 300.000 migrantes y refugiados cruzaron el mar Mediterráneo para viajar a Europa en lo que va del 2016, que podría ser el año más mortífero si las víctimas de los naufragios se mantiene al ritmo actual, afirmó este martes la ONU.

"El número de refugiados y migrantes que llegaron a las costas europeas superó hoy la barrera de los 300.000", declaró William Spindler, un portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Ginebra.

Esta cifra es netamente inferior a la registrada durante los primeros nueve meses de 2015 (520.000) pero es superior a la del conjunto de 2014 (216.054).

El número de muertos es ligeramente inferior al del conjunto del año pasado (-15%). En total, 3.211 personas murieron o desaparecieron en el Mediterráneo desde enero. A este ritmo, "2016 será el año más mortífero para el mar Mediterráneo", dijo el portavoz del ACNUR.

Casi todos los migrantes y refugiados que atraviesan el Mediterráneo tratan de llegar a Grecia o Italia. El 48% de los migrantes que llegan a Grecia son sirios, el 25% afganos, el 15% iraquíes, el 4% paquistaníes y el 3% iraníes.

A Italia, el 20% de los que llegan por mar son de Nigeria, el 12% de Eritrea, mientras que el 7% son de Gambia, el mismo porcentaje para Guinea, Sudán y Costa de Marfil, según el ACNUR.

El acuerdo concluido en marzo entre la Unión Europea y Turquía hizo caer el número de llegadas a las islas griegas del Egeo oriental, cercanas a las costas turcas. A mediados de 2015, varios miles de personas que huían de conflictos llegaban cada día a esas islas, sobre todo procedentes de Siria.

Por otro lado, de los 160.000 demandantes de asilo llegados a Grecia e Italia que los países de la Unión Europea aceptaron repartirse hace un año, menos de 5.000 fueron reubicados, deploró el martes el ACNUR.

afp_tickers

 AFP internacional