Los líderes de las protestas de Hong Kong anunciaron este jueves una nueva manifestación multitudinaria para el domingo, elevando la presión contra el proyecto de ley de extradición a China, pese a la violenta represión policial.

La medida establece una nueva confrontación con el gobierno de la ciudad, que se ha negado a retirar de la agenda el proyecto de ley y cuenta con el firme respaldo de Pekín, que tildó las protestas de "disturbios".

Los manifestantes temen que la ley abra la vía para perseguir a los opositores políticos.

El centro financiero internacional se vio sacudido el miércoles por la peor violencia política desde su entrega a China en 1997. Decenas de miles de manifestantes que inundaron los alrededores del parlamento de la ciudad fueron dispersados en escenas caóticas.

Este jueves volvieron a estallar algunas protestas esporádicas, con algunos enfrentamientos con la policía, aunque había menos personas y no se veían escenas de batallas callejeras como el día anterior.

El gobierno intentó bajar el tono posponiendo indefinidamente un debate parlamentario sobre el proyecto de ley que se había programado para el miércoles y que provocó las protestas seguidas de los enfrentamientos.

Pero los manifestantes prometieron que no bajarían los brazos y convocaron a una manifestación para el domingo y una huelga en toda la ciudad para el lunes.

"Lucharemos hasta el final con la gente de Hong Kong", afirmó Jimmy Sham, del Frente Civil de Derechos Humanos (CHRF, por sus siglas en inglés), el principal grupo de protesta, y agregó que habían solicitado permiso para celebrar el acto del fin de semana.

"Cuando enfrentemos la ignorancia, el desprecio y la represión, solo seremos más fuertes, solo habrá más gente de Hong Kong", dijo a los periodistas.

El CHRF organizó una marcha gigantesca contra este proyecto de ley el domingo, que convocó a más de un millón de personas.

El frente tiene poco control sobre grupos de jóvenes manifestantes de línea dura, en gran parte sin líderes, que han estado implicados en los enfrentamientos con la policía.

- 'Fuerza excesiva' -

La respuesta que dio la policía a los manifestantes generó críticas de una serie de organismos influyentes, incluidos legisladores, periodistas y grupos legales, que pidieron una investigación independiente sobre la "fuerza excesiva" empleada para dispersar la manifestación.

El Colegio de Abogados de Hong Kong también dijo que la policía "bien pudo haber sobrepasado sus poderes legales" con "fuerza totalmente innecesaria contra manifestantes en gran parte desarmados que no parecían representar una amenaza inmediata para la policía o el público".

Pero Pekín expresó su pleno respaldo al operativo empleado contra las protestas por parte de las autoridades de la ciudad.

Lo ocurrido el miércoles en Hong Kong "no fue una manifestación pacífica sino disturbios organizados", declaró ante la prensa el portavoz de la diplomacia china, Geng Shuang. Pekín "condena firmemente" la violencia y "apoya la reacción" de las autoridades de Hong Kong, agregó.

Decenas de miles de manifestantes vestidos de negro, en su mayoría jóvenes, inundaron de nuevo el miércoles las calles contra este proyecto de ley que, según sus detractores, daría a Pekín poder para perseguir políticamente a los opositores.

Según las autoridades, hubo 22 heridos, entre policías y manifestantes.

Los enfrentamientos estallaron cerca del Consejo Legislativo (LegCo, parlamento), donde se examinará el texto en segunda lectura. Según los analistas, se trata de la mayor violencia desde 1997, cuando Hong Kong, entonces colonia británica, fue devuelto a China.

El parlamento, dominado por los diputados favorables al gobierno de Pekín, anunció por el momento el aplazamiento del debate a "una fecha posterior".

Entre las reacciones internacionales, la Unión Europea (UE) hizo un llamamiento el miércoles a Pekín para que "respete" los derechos de los manifestantes en Hong Kong y a dialogar con sus ciudadanos.

El presidente estadounidense Donald Trump también se refirió al tema. "Espero que puedan resolver las cosas con China", dijo Trump.

Señaló también que entendía los motivos de las protestas pero se distanció de los primeros comentarios de su país sobre el tema, en los que manifestaba "preocupación" por el proyecto de ley.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes