AFP internacional

El fiscal federal belga Frédèric Van Leeuw durante una conferencia de prensa el 22 de marzo de 2016 en Zaventem

(afp_tickers)

Las órdenes de atentar en París el 13 de noviembre de 2015 y en Bruselas el 22 de marzo de 2016 vinieron de muy altos mandos de la organización yihadista Estado Islámico, afirmó este miércoles a la AFP el fiscal federal belga Frédèric Van Leeuw.

"Sabemos que las órdenes vinieron de la zona del Estado Islámico (...) de [una parte] muy alta en la cadena de mando del Estado Islámico", declaró el jefe de la fiscalía federal, encargado de las investigaciones terroristas en Bélgica.

Van Leeuw no pudo precisar si quienes ordenaron los ataques se encontraban en la parte siria o iraquí del territorio controlado por el EI, ya que algunos de sus dirigentes, entre ellos su jefe Abu Bakr al Bagdadi, se vieron obligados a "moverse" por los ataques de la coalición liderada por Estados Unidos.

Para Van Leeuw, la identificación del belga-marroquí Oussama Atar como uno de los responsables que encargaron los atentados es "una hipótesis de trabajo entre otras". "Hay toda una serie de verificaciones a realizar", afirmó.

Los autores materiales de ambos ataques, que dejaron 130 muertos en París y 32 en Bruselas, pertenecían a una misma célula con ramificaciones complejas.

Y a pesar de "los enormes progresos", la investigación abierta tras los ataques del 13 de noviembre en París, "está lejos de tocar a su fin, tanto a nivel belga como francés", aseguró.

"Nos enfrentamos desde el 13 de noviembre a un verdadero puzzle" con "alguna pieza aún por hallar" y con "otras que ya tenemos pero que no sabemos dónde ubicar".

Ocho sospechosos están actualmente en prisión en Francia, en el marco de esta investigación, y seis en Bélgica. Otros cuatro también están encarcelados en Italia, en Marruecos, en Argelia y en Turquía.

En Bélgica, de donde partieron los comandos que atentaron en la capital gala, un total de 19 personas están también inculpadas por su implicación en la preparación de los ataques o en los cuatro meses de huida de Salah Abdeslam, el único atacante con vida en prisión en Francia.

- Vigilancia 24 horas, 'imposible' -

Según el fiscal federal, por el momento es imposible fijar una fecha para juzgar ambos casos. Existen "bastantes zonas oscuras en el caso del 22 de marzo", puso como ejemplo.

Desde hace meses, los investigadores se interrogan sobre la identidad de un hombre apodado Abu Ahmad, citado en varias ocasiones en las investigaciones sobre la célula responsable de los atentados.

En realidad, este hombre podría ser Oussama Atar, quien "es el único coordinador en Siria en haber sido identificado por el momento", precisó el martes a la AFP una fuente próxima a la investigación.

Después de haber sido arrestado en Irak en 2004 tras la invasión estadounidense, pasó un tiempo en varias cárceles, entre ellas la prisión de Abu Ghraib, que fue utilizada por las fuerzas norteamericanas.

Tras su liberación en 2012 regresó a Bélgica, antes de partir de nuevo a Irak y Siria, aunque los servicios secretos perdieron su rastro hace varios meses.

"Debemos abandonar la idea de que es posible seguir a alguien las 24 horas del día. Es totalmente imposible, ya sean los servicios belgas o los servicios franceses que cuentan con más medios", aseguró Van Leeuw.

Los investigadores intentan también seguir el rastro de uno de los tres hombres que Salah Abdeslam trajo de la ciudad alemana de Ulm a Bélgica el 3 de octubre de 2015.

"El objetivo es efectivamente comprender y reconstruir todo lo que ocurrió antes, para establecer la cadena de mando", explicó el fiscal, para quien hay mucho trabajo policial por delante.

afp_tickers

 AFP internacional