AFP internacional

Federica Mogherini (i), la representante de Asuntos Exteriores de la Unión Europea y el ministro iraní de Exteriores Mohammad Javad Zarif (d) en Viena, Austria el 6 de julio de 2015

(afp_tickers)

Las negociaciones entre las grandes potencias e Irán seguían tropezando el lunes en cuestiones "decisivas" a pesar de la presencia en Viena de todos los responsables de Exteriores, y podrían alargarse más allá de este martes, plazo inicialmente previsto para lograr un acuerdo histórico.

"Yo diría que es muy posible", dijo Josh Earnest, portavoz del presidente Barack Obama, al ser interrogado por periodistas sobre el posible "corrimiento" del calendario respecto de la fecha límite.

Un portavoz iraní tampoco excluyó una prolongación de las discusiones, incluso más allá del jueves 9 de julio, fecha estipulada para presentar un acuerdo al Congreso de Estados Unidos para que pueda ejercer su derecho de seguimiento. Más allá del 9 de julio, la puesta en marcha de un acuerdo llevaría al menos dos meses.

Las discusiones, destinadas a cerrar dos años de una negociación fuera de lo común, se eternizan desde hace 10 días en la capital austriaca.

Los jefes de la diplomacia del P5+1 (Estados Unidos, Gran Bretaña, Rusia, China, Francia y Alemania), y el iraní, Mohamad Javad Zari se reunieron la tarde del lunes en sesión plenaria sin que pareciera inminente ningún avance.

Un diplomático alemán, durante un corte de las discusiones, señaló que "el fracaso (de las negociaciones) no estaba excluido".

"Todavía no está hecho. No deberíamos subestimar el hecho de que importantes cuestiones no están solventadas. Si no se produce un movimiento en relación con estas cuestiones decisivas, no se puede excluir un fracaso", declaró esa fuente.

Las grandes potencias e Irán intentan solucionar uno de los contenciosos más importantes de las relaciones internacionales de la última década. El objetivo del acuerdo buscado es colocar el programa nuclear iraní bajo estrecho control a cambio de una suspensión de las sanciones a la economía iraní.

El programa nuclear iraní fue revelado a principio de los años 2000 y las negociaciones entre los europeos y Teherán comenzaron en 2003 para intentar desactivar uno de los temas más sensibles y complejos de las actuales relaciones internacionales.

No obstante, estas negociaciones no fueron plenamente relanzadas hasta 2012, con reuniones secretas entre diplomáticos estadounidenses e iraníes, y sobre todo la llegada al poder en 2013 del presidente iraní Hasan Rohani, que prometió acabar con las sanciones internacionales.

Estas negociaciones permitieron un acuerdo de etapa el pasado 2 de abril en Lausana (Suiza), que debe servir de base al texto final actualmente discutido en Viena.

Los ministros deben resolver los últimos (e importantes) puntos de divergencia, conocidos desde hace meses: la duración del acuerdo, las modalidades y amplitud de las inspecciones internacionales, y el ritmo al que se levantarán las sanciones, sobre todo las adoptadas desde 2006 por el Consejo de Seguridad.

Un responsable iraní pidió este lunes que el embargo sobre las armas, contenido en la resolución 1929 adoptada en 2010, no se mantenga tras la conclusión de un acuerdo.

El grupo 5+1 insiste en cambio en que se trate de un proceso progresivo y reversible en caso de que Teherán no mantenga sus compromisos.

- Carrera contrarreloj -

Un responsable iraní afirmó este lunes que Teherán había hecho "varias concesiones" y mostrado "mucha flexibilidad", por lo que solo faltaba que los ministros abordaran "unos pocos asuntos".

Pese a ello, admitió que algunos de ellos eran de peso y no habían sido resueltos en el plano experto ni de responsables ministeriales de menor rango, por lo que "no eran fáciles".

La República islámica niega que intente desarrollar el arma nuclear, y asegura que su programa es de naturaleza pacífica, para generar electricidad y tratar a pacientes con cáncer.

En cuanto a la comprobación de que no existe dimensión militar en el programa nuclear iraní, punto clave de la negociación, el presidente de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), Yukiya Amano, que viajó el jueves a Teherán para entrevistarse con el presidente Hasan Rohani, afirmó que no hubo "avances" en las discusiones.

Responsables de la AIEA viajaron posteriormente a Teherán y este lunes la delegación de la agencia mantuvo "discusiones intensivas" con Irán sobre las cuestiones que quedaron en suspenso.

"Ahora es el momento de ver si podemos llegar a un acuerdo", había recordado el domingo el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, para añadir este lunes que "en este punto, la negociación podría ir en los dos sentidos".

"Tenemos una oportunidad fabulosa tras doce años de discusiones para resolver por fin este conflicto (...) esto enviará una señal a toda la región", consideró por su parte el jefe de la diplomacia alemana, Frank-Walter Steinmeier

Expertos y diplomáticos trabajan noche y día sobre un texto de 20 páginas con 5 anexos, en total, entre 70 y 80 páginas" según el jefe negociador iraní, Abas Araghchi.

afp_tickers

 AFP internacional