Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Candidatos a la ciudadanía estadounidense juran lealtad a la bandera durante una ceremonia de naturalización en el ayuntamiento de Jersey City, en Nueva Jersey, el 22 de febrero de 2017

(afp_tickers)

Felices, casi 30 flamantes ciudadanos estadounidenses, la mayoría críticos de los decretos del Gobierno de Trump que abren la vía a deportaciones masivas de inmigrantes indocumentados, dieron un inmenso respiro de alivio el miércoles.

Los servicios de inmigración estadounidenses informaron de que Estados Unidos sumó más de 25.000 nuevos ciudadanos en 162 ceremonias en todo el país, durante la semana que comenzó el 14 de febrero, en reconocimiento al Día de los Presidentes que el país celebra cada año.

De los siete nuevos ciudadanos que la AFP entrevistó en una ceremonia en Jersey City, una de las ciudades más diversas de Estados Unidos, cinco expresaron reservas sobre los decretos del presidente, Donald Trump, que amenazan a unos diez millones de inmigrantes sin papeles con la deportación.

"Da mucho miedo", dijo Stephany Pérez, de 25 años, que llegó con su familia a Estados Unidos desde Colombia hace más de 20.

Pérez, que trabaja en el sector de los recursos humanos, fue una de las 26 personas de 18 países diferentes, más de la mitad de Centroamérica y Sudamérica, que se convirtieron en ciudadanos estadounidenses en Jersey City un día después del anuncio del endurecimiento de la política migratoria.

A pesar de que Pérez llegó a Estados Unidos con la documentación correcta, dice que apenas ahora se siente segura. Aún se preocupa por sus padres, a pesar de que son residentes permanentes.

"Honestamente, convertirse en ciudadano es como un sentimiento de alivio", dijo. "Personalmente, tengo miedo de adónde nos dirigimos; espero que Dios nos ayude, porque no sé qué va a suceder".

- "El mejor día de mi vida" -

La cifra de residentes legales permanentes que solicitaron la ciudadanía estadounidense en los nueve meses que comenzaron en octubre de 2015 está en su nivel más alto en cuatro años, según un informe de septiembre del Pew Research Center.

La ceremonia del miércoles se inició con el himno nacional estadounidense y un montaje de vídeo y fotos que mostraba a inmigrantes a través de diferentes épocas, y que incluyeron declaraciones de un representante estatal de Nueva Jersey, un exrefugiado de Cuba.

Al final, funcionarios distribuyeron banderas estadounidenses y una cantante entonó 'America The Beautiful' antes de que cada nuevo ciudadano recibiera un certificado.

Más tarde, posaron para fotografías y sonrieron alegres. Una peruana casi llora al contar que celebraría con sus hijos en un restaurante, 10 años después de mudarse aquí con su hoy exmarido.

Los extranjeros representan un 40,3% de la población de Jersey City, y un 52,6% de las personas de cinco o más años habla un idioma que no es inglés en casa, según informaciones recientes del censo.

Muchos de los consultados por la AFP dijeron que fueron motivados en parte por el deseo de votar tras los comicios del año pasado entre Donald Trump, el republicano conocido por su dura posición sobre la inmigración, y su rival demócrata, Hillary Clinton.

"Es el mejor día de mi vida", dijo Carl Auguste, de 47 años, que llegó a Estados Unidos desde Haití cuando era un bebé junto a su familia.

- "Injusto" -

A pesar de vivir aquí desde los años 70, también confesó sentir cierta incertidumbre, incluso temor, mientras avanzaba su proceso de naturalización.

"Lo que hizo grande a este país es el hecho de que este es un lugar al que podías venir y podías mejorar, podías mejorarte a ti mismo, así que no pienso que esas puertas deban cerrarse", dijo.

No obstante, la contadora Cathy Wang, 49 años, que nació en China y vivió en Tailandia antes de mudarse a Estados Unidos, fue más circunspecta al respecto.

Tras gastar más de 10.000 dólares y esperar 14 años para recibir una 'tarjeta verde' -el permiso para vivir y trabajar legalmente en EEUU- y luego aguardar cinco años más para poder convertirse en ciudadana, tiene menos simpatía por quienes tratan de encontrar un atajo.

"Realmente apoyo que se haga de manera legal", afirmó. "Me parece un poco injusto que haya gente que entra y consigue todo de la noche a la mañana, y yo tengo que pasar 14 años para que me den una 'tarjeta verde' y 19 años para ser ciudadana", dijo.

A pesar de que Nueva Jersey es un estado generalmente demócrata, el gobernador, Chris Christie, es un republicano elegido durante dos mandatos y cercano al presidente, Trump.

"Estoy más preocupado por los estadounidenses que compraron sus ideas", dijo Auguste, en referencia a los simpatizantes de Trump. "En cuanto a Trump, él está haciendo lo que dijo que haría".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP