AFP internacional

Vista general de la reunión informal de la OPEP celebrada ek 28 de septiembre de 2016 en Argel

(afp_tickers)

Los miembros de la OPEP lograron este miércoles un inesperado acuerdo "histórico" para recortar la producción petrolera con el objetivo de frenar la caída de precios del crudo, lastrado por un exceso de oferta.

Al cabo de una reunión de casi seis horas y varias semanas de negociaciones, la OPEP anunció la decisión de reducir su producción a un nivel de 32,5 a 33 millones de barriles diarios, contra 33,47 mbd el pasado mes de agosto según la Agencia Internacional de Energía (AIE).

Este recorte de la producción es el más importante después de la decidida por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) tras la caída de precios registrada durante la crisis de 2008.

"La reunión de Argel fue muy larga pero histórica", declaró en conferencia de prensa el ministro catarí de Energía, Mohamed Saleh Al Sada, que presidió la reunión.

Aunque el mercado da "señales positivas", con un reflujo de reservas y una demanda resistente, "debemos acelerar el reequilibrio del mercado", añadió.

- Rusia también -

El anuncio del acuerdo fue seguido por una subida de los precios del petróleo en los mercados asiáticos. El alza era hasta de un 6% y seguían subiendo en las operaciones electrónicas en Asia, aunque a un ritmo inferior.

Las modalidades de aplicación del acuerdo serán definidas en la próxima reunión del cartel, prevista el 30 de noviembre en Viena.

Un comité de alto nivel será formado para determinar los niveles de producción aplicables a cada país.

El comité también dialogará con los países no miembros, principalmente Rusia, segundo productor mundial de crudo, para participar en los esfuerzos de reequilibrio.

Moscú ya expresó que es favorable a mantener su producción a su nivel récord de septiembre.

"La OPEP acaba de tomar hoy una decisión histórica", se congratuló el ministro argelino de Energía, Noureddine Boutarfa. "La OPEP vuelve a su función de monitoreo del mercado. Una función que perdió hace años".

"Ha sido una decisión unánime y sin reservas", añadió, y precisó que la reunión informal se transformó en sesión extraordinaria para permitir la toma de decisiones.

Frente al 'boom' de los hidrocarburos de quiste estadounidenses, el cartel de 14 países había abandonado su papel de regulador del mercado para adoptar una estrategia de defensa de las partes de mercado a base de abrir a tope los grifos en detrimento de los precios.

El nivel productivo pretendido por la OPEP viene a corresponder al número de barriles bombeados el pasado mes de marzo por el cartel petrolero (32,47 mbd), según cifras de la AIE.

La reducción es inferior en cambio al alza de la producción observada en un año en el seno de la organización: en agosto, el cartel extrajo 930.000 barriles más en un año.

Dicho esto, la noticia provocó una subida inmediata del 5% de los precios del crudo por cuanto los mercados se esperaban al contrario que la reunión de Argel concluyera con un desacuerdo.

Sin embargo, los analistas estiman que este acuerdo no cambia nada los fundamentos del mercado.

"Aunque se diera un acuerdo, sería insuficiente para reforzar los precio más allá de una subida temporal fruto de un sentimiento positivo", estimaba el grupo de análisis económico Capital Economics en una nota publicada antes del acuerdo.

Los analistas de BMO Capital Markets señalan que los cupos de producción instaurados por la OPEP no siempre han sido respetados por sus miembros

- Concesión saudí -

Los analistas consideraban bastante improbable el acuerdo a la vista de las dudas al respecto expresadas la víspera de la reunión por Arabia Saudí e Irán, grandes rivales en Oriente Medio, que habían abocado al fracaso una reunión similar el pasado mes de abril en Doha.

El representante de Catar dijo que la reunión se desarrolló "en una atmósfera muy positiva que refleja la fuerte coherencia en la OPEP".

El ministro iraní de Petróleo, Bijan Namdar Zanganeh, dijo que estaba "feliz".

Con anterioridad, había repetido que Teherán quería ante todo restablecer sus nivel productivos anteriores a las sanciones internacionales vinculadas a su programa nuclear, de unos 4 millones de barriles diarios, incluso un poco más, contra los 3,6 mbd actuales.

Arabia Saudí, primer productor de la OPEP, condicionaba en un primer momento cualquier recorte de su producción a una medida similar de sus pares.

Pero Riad acabo flexibilizando su posición, afectada económicamente como los otros por el derrumbe de los precios, que perdieron más de la mitad de su valor.

El poderoso ministro saudí de Energía, Jaled al Faleh, había declarado la noche del martes que su país consentiría que Irán, Libia y Nigeria fueran autorizadas a "producir a niveles máximos que tengan sentido".

Libia y Nigeria, fragilizados por conflictos internos, extraen actualmente muy por debajo de sus capacidades y no querían renunciar a las exportaciones generadoras de divisas.

afp_tickers

 AFP internacional