La policía de Georgia dispersó con gases lacrimógenos a miles de manifestantes que intentaron tomar este jueves el parlamento en Tiflis, después de que un legislador ruso hablase desde el lugar destinado al presidente de la asamblea, durante un evento internacional.

De acuerdo con un asesor del primer ministro Mamuka Bakhtadze los disturbios dejaron un saldo de unos 39 policías y 30 manifestantes heridos.

Alrededor de la medianoche local, la policía lanzó gases lacrimógenos a la multitud. Dejaron de hacerlo cuando muchos de los manifestantes abandonaron el lugar.

Cerca de 10.000 manifestantes rompieron el cordón policial para entrar en el parlamento para exigir al presidente de la legislatura que renuncie, según un periodista de la AFP. La policía respondió y disolvió a la multitud, pero varios manifestantes continuaron intentando entran en el lugar.

Más temprano, decenas de miles de personas marcharon en el centro de Tiflis, pidiendo al presidente de la asamblea, Irakli Kobakhidze, que renuncie a su cargo tras el polémico discurso del legislador ruso.

El parlamentario comunista ruso Sergei Gavrilov habló durante una asamblea interparlamentaria ortodoxa.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes