AFP internacional

Los ministros de Petróleo saudí, Jalid al Falih (i), y ruso, Alexander Novak, se reúnen en Riad el 23 de octubre de 2016

(afp_tickers)

Con una producción a niveles récord y las arcas del estado vacías, Rusia tiene poco que perder y mucho que ganar si finalmente decide congelar su producción de petróleo.

Antes de la reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), prevista el 30 de noviembre en Viena, Rusia, que no es miembro del cartel, es favorable a a un acuerdo de la organización tras el fracaso de las negociaciones de Doha a principios de año.

El país, junto a Arabia Saudí y Estados Unidos, es uno de los principales productores del mundo y ha pagado caro la caída de precios, con dos años de recesión, agravada por las sanciones occidentales por la crisis en Ucrania.

Si la OPEP se plantea reducir las cuotas de producción de sus miembros, Rusia propone, como recordó el domingo el presidente Vladimir Putin, "congelar la producción a su nivel actual". "Para nosotros, no supone ningún esfuerzo", aseguró.

Y es cierto que la producción del país no ha dejado de aumentar en los últimos meses y ya supera los 11 millones de barriles al día, un nivel inédito desde la caída de la URSS.

El potencial para aumentar la producción es "limitado", asegura Emily Stromquist, una experta de Eurasia Group, por lo que congelar la producción necesita muy pocos esfuerzos por parte de la petroleras rusas.

"No se puede comparar con los beneficios [para Rusia] de un acuerdo [de la OPEP], incluso si fuera vago, que haría subir los precios" del petróleo, asegura.

La oferta rusa de petróleo ha aumentado un 50% desde el año 2000, gracias a la puesta en marcha de varios yacimientos de la época soviética.

Desde entonces, Rusia ha mantenido su producción con nuevos métodos de perforación que han permitido alargar la vida de algunos yacimientos, sobre todo en Siberia, y lanzando nuevos proyectos de explotación.

La caída del rublo de finales de 2014 compensa en parte el efecto de la caída del petróleo.

Gracias a ello, los grupos rusos han podido conservar ingresos importantes y continúan perforando a pesar de las sanciones occidentales, que limitan las transferencias de tecnología.

Las negociaciones en Rusia y Arabia Saudí sobre la producción "han alentado a las compañías a perforar y producir más para, en caso de congelación, estar al nivel más alto de producción y no afectar ni a las empresas ni al presupuesto ruso", explica Valéri Nesterov, una analista del banco Sberbank CIB.

En los años buenos, los hidrocarburos representan la mitad de los ingresos de Rusia. La reciente caída de los precios ha obligado al gobierno a limitar el gasto y el déficit ya alcanza el 4% del PIB este año.

El presupuesto para 2017, que están debatiendo los diputados, prevé nuevos recortes en gasto que afectan a la educación e incluso a la defensa.

Los comunistas lo consideran "antisocial" y la patronal cree que son un lastre para la recuperación económica, prevista para el año que viene.

El presupuesto se basa en una estimación de 40 dólares el barril y cada dólar suplementario representa 130.000 millones de rublos de ingresos presupuestarios (unos 2.000 millones de euros al cambio actual), calcula Natalia Orlova, una economista del banco ruso Alfa.

En los últimos días, el barril se está negociando en unos 50 dólares en Londres.

"Podemos pensar que [un aumento del precio del barril] llevaría al gobierno a gastar más durante el año electoral", asegura.

El mandato de Vladimir Putin terminará en 2018 y hay presiones para que evite recortar las pensiones y los sueldos de los funcionarios, dos de las categorías más afectadas por la crisis y con las que el presidente había prometido tener especial atención cuando llegó al poder en 2012.

afp_tickers

 AFP internacional